¿Por qué suspira el viento?

Hola, les dejo un breve cuento que espero sea de su agrado.

Una tarde Zazil le preguntaba al abuelo Jacinto. – ¿abuelo, porque el viento suena de esa manera?.

El abuelo se para de la mecedora, camina hacia el jardín, se sienta en medio, toma una bocanada de aire y llama a la niña.

– Ven Zazil quiero contarte algo-

La niña camina y se sienta con el abuelo en medio del jardín justo donde el viento toca las mejillas.

-Zazil, el viento suspira-

-¿cómo que suspira?, ¿Por qué?- dijo Sazil. Sigue leyendo

Sobre depilación y otras feminidades controvertidas

Últimamente me he preguntado qué tan frecuente es el interés legítimo de un hombre por utilizar prendas, accesorios y/o prácticas de cuidado personal aceptados como femeninos por nuestra sociedad. Es más o menos bien conocido que el movimiento de Liberación Femenina trajo, entre otras cosas, una relajación de las normas de vestir correspondientes a la mujer, pero dimensionar una liberación estética de la masculinidad no parece ser de interés general.

Recientemente platicaba con una amiga sobre depilación y me hizo notar un hecho que yo había pasado por alto hasta entonces. Me comentó que su esposo practica boxeo y que a razón de ello se depila gran parte del cuerpo. Entonces me di cuenta que, a pesar de que la depilación es algo tan común para muchos deportistas, no me parece que dicha práctica se relacione naturalmente con ellos, ni que el resultado estético sea algo que muchos hombres fuera del ambiente deportivo estarían dispuestos a imitar, sin importar cuántos desearían hacerlo. Sigue leyendo

Flotar

Recientemente, mientras nadaba en unas cristalinas aguas en un cenote de Yucatán, reflexionaba sobre el acto de flotar. Para realizar esta actividad necesitas confiar y soltar tu cuerpo para que el aire pueda mantenerse en tus pulmones, aire que se debe inhalar fuertemente al cerrar de cierta manera el diafragma.

Estar dentro del agua proporciona una sensación de paz, al echar el cuerpo de manera horizontal y sentir el agua como un masaje en el cuerpo, cerrar los ojos y solo respirar.

Esto me hizo pensar en que vivir es como flotar. Sigue leyendo

Una avalancha, un incendio (final)

La vuelta a los encuentros, demoledora; los intentos por detener tales encuentros, inútiles y casi de inmediato inexistentes. Pasan las horas de ausencia entre angustia y frustración. Las incursiones son cada vez más arriesgadas y la existencia de un secreto es cada vez más evidente; aquellos encuentros que fueran fugaces e inocentes visitas, se convierten en vertiginosa exploración a lugares recónditos y desconocidos del alma.

Con la angustia y la frustración llega finalmente la culpa, y la carga del secreto se vuelve a cada instante más pesada. Desconocidos y extraños anónimos detrás de las redes sociales se vuelven válvula de escape, pero en ellos aquel hombre solamente encuentra insinuaciones de un mundo ajeno, sugerencias y consejos sobre una vida que, aunque superficialmente atractiva, le resulta finalmente incómoda. Sigue leyendo

… Y fueron felices para siempre

La mujer se casa creyendo que el hombre cambiará.

El hombre se casa creyendo que la mujer no cambiará.

Ambos se equivocan.

Refrán español

Hoy quiero recomendarles el libro «… Y Fueron Felices Para Siempre»,  que leí junto con mi pareja hace ya varios años, justamente cuando empezamos nuestra vida juntos. Este libro trata precisamente de todo lo que viene después de esta frase tan trillada de los cuentos de hadas. Nos explica de una forma muy peculiar todos los retos y dificultades a los que nos enfrentamos una vez que comenzamos nuestra vida en pareja. También nos brinda una serie de consejos que, si ponemos en práctica, nos pueden ayudar a mejorar la convivencia día a día con nuestro compañero y así disfrutar de la relación en lugar de padecerla. Otros temas que se abordan son el noviazgo, el divorcio y la soledad.

Una avalancha, un incendio (primera parte…)

Un hombre, sin saber cuándo ni como, se encuentra un día cualquiera con una amiga del pasado, una chica a la que hacía muy buenos años no había visto. No la saluda con gusto ni con displicencia, pero está definitivamente sorprendido de verla (y de inmediato se arrepiente y tiene unas irrefrenables ganas de abrazarla). Muchas, muchísimas cosas han pasado desde aquella (quizá no tan) tierna infancia en que se conocieron, y da por hecho que su propia persona no es, ni de lejos, la que era entonces.

El hombre debería admitir que se encuentra nervioso (lo hará de inmediato, pero pensará que cualquier sorpresa merece un sobresalto de tal naturaleza). Algo en la emoción de tal encuentro se percibe como una afronta al buen juicio, pero ciertas percepciones, sobre todo las más difusas o las de más reciente aparición, son apenas más llamativas que una comezón.

Sigue leyendo

María

El desasosiego se ha apoderado del alma inerte de María, tras un juego del destino se halla frente a dos posibles caminos, dos vidas diferentes, dos corrientes.

La primera imagen ante sus ojos es de una cueva oscura que posiblemente ni final tiene, eso María no lo sabe, solo sabe dentro de sí que es una opción y eso hace de la cueva algo especial,  voltea hacia su derecha,  la segunda opción es una camino empedrado que va de picada entre la neblina de la montaña, tampoco se sabe si ese camino lleva a algún lado.

María no sabe qué decisión tomar lo único que sabe es que no puede volver, ha venido desde un lejano territorio que ya es casi invisible a sus recuerdos, sus pies están descalzos y ensangrentados de tanto caminar, su respiración es agitada pues no ha parado desde que decidió partir, su mente se nubla en ratos tratando de decidir mientras cuadros del camino recorrido llegan a su cabeza.  Siente un frío sudor recorrer de su nuca a su espalda, síntoma de que esta anocheciendo y la temperatura comienza a descender, necesita decidir no puede quedarse ahí, nunca ha sido una opción quedarse, así de simple. Sigue leyendo

Un nuevo año

Ahora que inicia un año más, todo el mundo se crea propósitos y sueños, pero raras veces estos son alcanzados. Este año propongámonos cosas reales, cosas que sí podamos cumplir. De nada sirve hacer públicos nuestros propósitos y alardear: «este año voy a terminar la escuela» «este año sí voy a bajar de peso o «este año tendré el trabajo de mi vida».

Tal vez no quedes como modelo de pasarela, pero al menos haz el esfuerzo y logra un peso saludable y mantelo, y aunque no tengas veinte mil propuestas a tus pies de excelentes trabajos, consigue uno que te guste, te satisfaga tanto personal como económicamente y mantenlo, dedícale el tiempo necesario pero sin hacer de lado tu vida.

Este año, definitivamente puede ser un año en el que logres muchísimas cosas grandes y especiales, pero no lo dejes para mañana ni para el mes próximo, cuando te des cuentas será Noviembre o Diciembre otra vez y no habrás hecho nada, trabaja día a día en tus sueños, sólo así veras reunidos los frutos de tu trabajo.

El sentido de la muerte se encuentra en la vida misma

El sentido de la muerte se encuentra en la vida misma, en cuanto sabemos que vamos a morir, dirigimos nuestros esfuerzos hacia la vida intensamente vivida, el morir nos enseña a amar, querer, recordar.

La definición clásica de muerte como separación del alma y del cuerpo se caracteriza por una grave indigencia antropológica, pues presenta la muerte como algo que afecta solamente a la «corporalidad humana» y deja al «alma» completamente intacta. Cuando nos referimos al término Vivir lo relaciono con alguien que lleve una Rutina (ir a la Escuela, ir al Trabajo, etc.), pero cada día hace algo diferente. Rompe con esa Rutina, sin embargo cuando se refiere a Existir vienen a mi mente cualquier persona que se despierta y lleva acabo una rutina día tras día.

Dependiendo el punto de vista que se le dé, puede variar la perspectiva sobre vivir o existir, que poseamos cada uno. Mientras respiremos estaremos vivos, y por ende, existimos. Pero el término de existir, es relativo ya que un florero, un carro, una piedra existen, pero viven?, ¿hay muerte en vida?.

El espacio de la muerte es abordado, necesariamente, desde el interés del ser vivo, de los placeres de imaginar las partes de la realidad del hombre, de reflexionar las situaciones de placer y sufrimiento en la vida. Uno puede repensar muchísimo al respecto, pero nunca terminará definiendo con toda veracidad aquello que nadie ha vivido, o en este caso «muerto». ¿¿¿La muerte es una idea???…..

Seguir o no con alguien que ya no te quiere

Cuando estamos en una relación de pareja es frecuente que pensemos que siempre estaremos con él o ella y planeemos proyectos a futuro. El enamoramiento predomina y creemos que nunca la dejaremos de amar o nos deje de amar. No sabemos si nuestros sentimientos se dirijan hacia otra persona o simplemente nos dejen de querer.

Si tu pareja te dice: “ya no siente lo mismo por ti y que dejo de amarte”, sientes una angustia que te hace preguntar el porqué se esta sintiendo esto, y empiezas a emplear recursos como la manipulación, las promesas de que vas a cambiar, de que ya no será lo mismo de ahora en adelante, todo para que tu pareja no se aleje de ti. En este caso sería conveniente preguntarte: ¿quiero estar con una persona que no me quiere? La respuesta sería tan fácil o tan difícil como tú lo quieras.

Si la respuesta es SÍ, tendrías la esperanza de que pudiera cambiar su sentimiento, tratar de reconquistarlo y humillarte ante continuos rechazos, ¡no sería la mejor opción!, insistirías en algo que ya no existe. En caso de que tu respuesta sea que NO, te ayudará a pasarla menos mal.

Hay que darse un respeto a si mism@ y saber perder, sé que el dolor es inevitable, pero es mejor afrontar la realidad y pasar por este proceso de duelo. El tiempo que duró la relación y los momentos felices que pasaste con tu pareja han llegado a su fin.

Las razones que tenga tu pareja para ya no amarte, pueden ser porque ama a otra persona o también cabe la posibilidad de que simplemente ya no sienta amor por ti. La segunda, podría ser más difícil de aceptar que la primera, ya que no tendría a quien culpar o con quien compararse. En cualquiera de los dos casos, sería mejor no enfocarse tanto en las razones de tu pareja, sino mantener una actitud madura que permita a tu pareja darle libertad  y respetes su decisión.

Dedícate más tiempo, procura estar con aquellas personas que te aman para que te sientas mejor. Evita hacer cosas que te recuerden a tu ex pareja o recordar solo lo bueno que pasaste con él o ella, sino también los malos momentos.

Nancy Perez