La recuperación de la sexualidad de la mujer: escuchar y sentir el útero

La civilización patriarcal cambia el principio de la vida por el de la muerte, y por eso ha tenido en el cuerpo femenino su principal enemigo y su objetivo estratégico central; Romeo de Maio decía que la historia del cuerpo femenino, en nuestra civilización, es una Ilíada de sufrimientos. En el Génesis también se ordena la destrucción de la serpiente (el símbolo de la sexualidad de la mujer) y la prohibición de su conocimiento. Porque si la mujer pare sin deseo y con dolor, y si se aparta de ella a la criatura en el momento del alumbramiento (para cortar el deseo y la producción hormonal que regularía el acoplamiento de ambas), la criatura queda privada de la carga de energía que le corresponde a su integridad humana, al tiempo que la madre queda insensibilizada; insensibilizada ante los deseos y ante el sufrimiento de su prole; es decir, capacitada para realizar las funciones nutricias maternas de manera fría y aséptica, con la disciplina y la represión establecidas en el orden social.

Sigue leyendo

Mi sexo utópico

Hola, en esta ocasión me gustaría compartir con ustedes un monologo que escribí hace algún tiempo sobre lo que una chica vive al pensar en su primera relación sexual; ¿cuántos de nosotros no tuvimos miedo? ¿cuántos no sabemos qué hacer o qué pensar? 

Existen muchos mitos acerca de la primera vez que, si nos detenemos a pensar, muchas veces marcan la vida y las decisiones de cualquier ser humano;  nuestra sociedad nos dice que el sexo es algo malo y no está bien hablar de ello; la industria nos presenta al sexo como una mercancía,  y la escuela como un tema que no debe ser tratado, pero, ¿qué es en realidad? 

El sexo se ha convertido en catalizador de problemáticas, en un acto impuro que la sociedad celebra y condena hipócritamente, sin embargo, de acuerdo con Freud muchas de las dolencias sociales y personales del ser humano son producto, precisamente, de la represión sexual a la que nuestra cultura nos somete; sin embargo, debemos pensar seriamente en si es realmente congruente continuar reprimiendo hablar de sexo, trabajar sobre el sexo, en un mundo que nos demanda (desde hace mucho) abrir nuestras mentes a la verdad de nuestra especie y comencemos a conscientizar a nuestra cultura sobre nuestra naturaleza sexual, sobre el reconocimiento de nuestros impulsos y la libertad que ello implica a nuestro ser. 

Es momento de que cada uno nos permitamos responder a las preguntas «¿qué es el sexo? ¿qué significa tener relaciones sexuales» y demos a pie a que el sexo utópico no sea una fantasía sino una realidad.

Espero que lo disfruten. 

Image

MI SEXO UTÓPICO

«Hola, ustedes no me conocen pero tienen que saber que nunca un pene a penetrado mi vagina. Sigue leyendo