A través del espejo

Un espejo es una puerta de entrada a una dimensión desconocida que puede llevarte a los parajes más hermosos o a los más terroríficos escenarios.

El brebaje que debes tomar para llegar a ellos es la imaginación.

Qué difíciles distorsiones vemos todos los días cuando nos paramos en ese penoso umbral o enorgullecedoras situaciones; todo depende de la percepción. Sigue leyendo

Reflexiones en torno a las ruinas

Un día, él me dijo “Cuantos lindos recuerdos tengo en el corazón ¿Y qué es la vida si no eso? Pequeñas irrupciones de la vida cotidiana que se convierten en la estructura de tu historia”… Y no puede hacer más que sonreír, porque estoy de acuerdo. Estamos hechos de momentos, de recuerdos, de ruinas del pasado.

Ruinas. Restos de un presente que ha sido devastado por el devenir del tiempo. Restos que simbolizan esos momentos, en los que nos hemos sentido plenos, felices, en los que no pensábamos en nada más que en disfrutar el momento que sucedía, con las hermosas personas que me acompañaban… Esos momentos que le dan sentido a todo.

Pienso. El Templo Mayor en México, en algún momento fue importante construcción que simbolizó algo para el pueblo mexica; un espacio que albergó miles de sueños y esperanzas, un lugar de creación, que un día sometido a nuevas y dolorosas ideas, fue  convertido a montones de piedras. Montones que no significarían nada de no ser porque esos guardan historias, guardan momentos y su valor no radica en lo que parecen sino en lo que simbolizan para nuestra cultura. Sigue leyendo

Flotar

Recientemente, mientras nadaba en unas cristalinas aguas en un cenote de Yucatán, reflexionaba sobre el acto de flotar. Para realizar esta actividad necesitas confiar y soltar tu cuerpo para que el aire pueda mantenerse en tus pulmones, aire que se debe inhalar fuertemente al cerrar de cierta manera el diafragma.

Estar dentro del agua proporciona una sensación de paz, al echar el cuerpo de manera horizontal y sentir el agua como un masaje en el cuerpo, cerrar los ojos y solo respirar.

Esto me hizo pensar en que vivir es como flotar. Sigue leyendo

No te salves

Les comparto uno de mis poemas favoritos: “No te salves”, por Mario Benedetti.

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo
Sigue leyendo

Una avalancha, un incendio (final)

La vuelta a los encuentros, demoledora; los intentos por detener tales encuentros, inútiles y casi de inmediato inexistentes. Pasan las horas de ausencia entre angustia y frustración. Las incursiones son cada vez más arriesgadas y la existencia de un secreto es cada vez más evidente; aquellos encuentros que fueran fugaces e inocentes visitas, se convierten en vertiginosa exploración a lugares recónditos y desconocidos del alma.

Con la angustia y la frustración llega finalmente la culpa, y la carga del secreto se vuelve a cada instante más pesada. Desconocidos y extraños anónimos detrás de las redes sociales se vuelven válvula de escape, pero en ellos aquel hombre solamente encuentra insinuaciones de un mundo ajeno, sugerencias y consejos sobre una vida que, aunque superficialmente atractiva, le resulta finalmente incómoda. Sigue leyendo

Una avalancha, un incendio (primera parte…)

Un hombre, sin saber cuándo ni como, se encuentra un día cualquiera con una amiga del pasado, una chica a la que hacía muy buenos años no había visto. No la saluda con gusto ni con displicencia, pero está definitivamente sorprendido de verla (y de inmediato se arrepiente y tiene unas irrefrenables ganas de abrazarla). Muchas, muchísimas cosas han pasado desde aquella (quizá no tan) tierna infancia en que se conocieron, y da por hecho que su propia persona no es, ni de lejos, la que era entonces.

El hombre debería admitir que se encuentra nervioso (lo hará de inmediato, pero pensará que cualquier sorpresa merece un sobresalto de tal naturaleza). Algo en la emoción de tal encuentro se percibe como una afronta al buen juicio, pero ciertas percepciones, sobre todo las más difusas o las de más reciente aparición, son apenas más llamativas que una comezón.

Sigue leyendo

Realmente amigas

“Para que las mujeres seamos realmente amigas, tenemos que dejar de lado la competitividad sospechosa entre nosotras en la que nos han educado. Tenemos que ir más allá de ver en las demás mujeres competidoras que buscan las «golosinas» (los hombres y la atención y validación masculinas). Tenemos que estar abiertas a la posibilidad de que por el hecho de ser mujeres tenemos intereses comunes y experiencias que han de ser compartidas. Para hacer esto, tenemos que estar dispuestas a trascender nuestra educación y nuestro entrenamiento de separabilidad, y así podemos saltar el abismo y volvernos libres de ser nosotras mismas en nuestro trato respectivo.
Una vez que hemos dado el salto, encontramos una riqueza y profundidad en nuestras amistades femeninas que simplemente no pueden producirse con los hombres. Nos encontramos diciéndonos una y otra vez, «lo sé», «lo sé». Es al «afirmar nuestra liberación» del viejo lavado de cerebro cuando vamos hacia la amistad y la hermandad entre mujeres.

Aunque se me ha dicho lo contrario, necesito amigas mujeres.”

Anne Wilson Schaef

Compartido por: maurelvaov

 

¡Feliz día del niño!

¿Es verdad que todos llevamos un niño adentro? ¿o será, que cuando nos convertimos en adultos olvidamos que fuimos niños?

El día del niño festejamos a todos los pequeños que día a día llenan de alegría nuestras vidas, pero no debemos olvidar que en algún momento todos vivimos y pasamos por esa etapa tan hermosa. Seguramente todos guardamos un recuerdo de cuando éramos niños, jugando con nuestros hermanos o haciendo alguna travesura que hacía enojar a nuestros papás.

Aunque el tiempo pasa y el ciclo de la vida nos hace envejecer, debemos tomar la vida con un poco más de calma sin perderle la importancia. Ver en cada problema un reto para una nueva solución, como cuando éramos niños. Pensar que nuestro paso por este mundo no es demasiado largo tal vez, pero quizás, si se disfrutará cada instante al máximo el tiempo sería diferente. Ver que cada cosa tiene su lado positivo aunque en ocasiones es difícil encontrarlo.

En este día del niño, una gran felicitación para todos esos pequeñitos que llenan el mundo de color, pero también para los niños que alguna vez todos fuimos.

Jhoanna Neri

Diferencia entre la mujer madura y la inmadura

mujer madura1.- La mujer inmadura quiere controlar al hombre en su vida. La mujer madura, sabe que si el hombre es realmente suyo, no hay necesidad de control.
2.- La mujer inmadura te grita porque no la llamas. La mujer madura está demasiado ocupada para darse cuenta que no la has llamado.
3.- La mujer inmadura tiene miedo a la soledad. La mujer madura lo utiliza como tiempo para su crecimiento personal.
4.- La mujer inmadura ignora a los buenos hombres. La mujer madura ignora a los malos.
5.- La mujer inmadura te hace volver a casa. La mujer madura hace que quieras volver a casa.
6.- La mujer inmadura deja su agenda abierta y espera a que su hombre hable para hacer planes. La mujer madura hace sus planes y cariñosamente notifica al hombre para que se integre como mejor le convenga.
7.- La mujer inmadura monopoliza el tiempo de su hombre. La mujer madura sabe que un poco de espacio hace que, el tiempo juntos, sea algo especial.
8.- La mujer inmadura no perdona y se castiga, y castiga por el rencor. La mujer madura perdona, ofrece su hombro y un pañuelo.
9.- La mujer inmadura, lastimada por un hombre, hace que todos los hombres paguen por eso. La mujer madura sabe que fue solo un hombre.
10.- La mujer inmadura se enamora y persigue sin descanso. La mujer madura sabe que algunas veces, el que tú amas, no te amará y continúa su camino sin rencor.
11.- La mujer inmadura leerá esto sin decir nada. La mujer madura lo comparte.

 

Compartido por: maurelvaov

La nada, el silencio y el vacío

Y de repente al abrir los ojos descubrí que tengo tres nuevas fascinaciones, me gusta  la nada, el silencio y el vacío, sí, esas cosas oscuras y melancólicas que a nadie agradan, desde hace un tiempo que los veo en todos lados, cuando duermo, cuando me levanto, cuando como,  mientras me baño, mientras todo y cuando digo todo, es realmente todo.

Al principio me dieron miedo, sentí  latiguear un erizo por mi espalda, supongo que es producto de que la nada, el silencio y el vacío son punzantes.

Sigue leyendo