Pedagogía y teatro

Hola:

Es un gusto para mi compartir con ustedes mis pensamientos, mis ideas, conocimientos, ¿y por qué no? mis sueños, creaciones y pasiones.

En éste primer post quiero iniciar por compartir con ustedes un texto que escribí con la intención de vincular dos de mis grandes pasiones: el teatro y la pedagogía.

Espero que sea del agrado para los amantes de estas dos hermosas disciplinas y de contribución e interés para los que aún no las conocen. Disfrutenlo:

“El teatro, la vida y el pedagogo”

Introducción.

Los seres humanos somos una especie compleja, que se compone de elementos diversos inseparablemente asociados y enmarañados, una totalidad, que manifiesta novedad, creación y temporalidad, una especia de seres inacabados y en constante construcción; evolucionamos particularmente, y a la vez, en conjunto. Cada individuo, nace en una sociedad humana especifica que está en constante movimiento, que se crea y se recrea, de tal forma que nunca es igual y sigue siendo la misma, sigue siendo humana; en dicha sociedad coexisten valores, ideas, comportamientos, prototipos y normas establecidas, producto de los cambios históricos y evolutivos que en ella se experimentaron en un pasado, y que ahora dan cuenta del presente.  Sin embargo, y de acuerdo con Aristóteles, el ser humano también es una única sustancia compuesta de alma y cuerpo, que se relaciona como forma y materia, y, por tanto, como acto y potencia; es capaz de interpretar y construir su realidad, de tal modo que la transforma de acuerdo a la manera en que es capaz de organizar el propio entendimiento. Por ello, podemos decir que el hombre, es un ser creador, que, a través del arte, expresa una visión personal que interpreta lo real.

Consecuentemente, como seres humanos, el arte es para nosotros una extensión de nosotros mismos,  de nuestra subjetividad, que materializa la visión del mundo de cada individuo y por lo tanto, un campo de especial atención para los pedagogos.

En el presente trabajo, abordaremos esta relación, desde la perspectiva del teatro entendido como un arte escénica; un arte que hace presente una idea y la convierten en una realidad relativa, existente, pero temporal; y, que al ser la educación el vehículo más eficaz para la transformación del hombre, el teatro puede, en su esencia, otorgar herramientas de las que el pedagogo se puede servir para ejercer su labor, pero sobre todo, para conocerse a sí mismo. Sigue leyendo