Karate kid: a veces el corazón de la tortuga. Tercera parte

Hola amigos:

Este post es parte de una serie que he escrito los últimos 3 meses. Se trata de la traducción al español del cuento «Some Times the Hearth of a Turtle«[1], o por su título original en japonés «Gendai Geemu» (現代 ゲーム), que en español se puede traducir como «Juegos Modernos» pueden leer la primera y segunda parte aquí:

Primera parte

Segunda parte

Cuarta Parte

Este cuento fue escrito por el japonés Kenzaburō Ōe y trata de las aventuras de un joven llamado Daniel, quien entra al mundo del karate de la mano del Sr. Miyagi… ¡Así es!, en esta historia se basa la película «Karate Kid» que a tantos (como a mí) conquistó en los 80’s y 90’s.

karate_kid_9024_645x485

Daniel (c) 1984,  John G. Avildsen [2]

Sigue leyendo

Karate kid: a veces el corazón de la tortuga. Segunda parte.

Hola amigos:

Lo prometido es deuda y aquí les voy con la segunda parte de la historia de Daniel. Recordemos que en nuestro post anterior les conté que la historia que tanto nos cautivó a finales de los 80’s y principios de los 90’s acerca del joven Larousso, fue creada originalmente por un japonés ganador del premio Nobel de Literatura: Kezaburō Ōe (大江 健三郎 – Ōe Kezaburō).

Tal vez no muchos sepan que Kezaburō Ōe vivió en México durante 6 meses, y tuvimos la fortuna de que impartiera cátedra en el COLMEX en la Ciudad de México.

A continuación vamos con la segunda parte de la historia. La versión completa en la que se basa esta traducción puedes encontrarla en inglés aquí: versión completa en inglés. Por otro lado, si quieres leer la primera parte, puedes encontrarla en este link: leer la primera parte.

Sigue leyendo

Karate Kid: a veces el corazón de la tortuga

Si eres un niño o niña nacido(a) en los 80’s como yo (incluso quizá en los 90’s) seguramente viste alguna vez (o probablemente muchas veces)  la película de Karate Kid, con Ralph Macchio con Daniel y el ahora fallecido Pat Morita como el Sr. Miyagi.

A veces cuando lo pienso creo que esta película fue la que inició mi afición por la cultura japonesa.

Hace un par de años, descubrí que esta historia que me cautivara cuando era niña, fue basada en un cuento del japonés Kezaburō Ōe (大江 健三郎 – Ōe Kezaburō), ganador del premio Nobel  de literatura, del que desafortunadamente no he tenido oportunidad de leer más que dicho cuento. Sigue leyendo