Junio: mes del orgullo LGBT+

Ya estamos casi por la mitad del mes de Junio y este particularmente es uno muy genial para toda la comunidad LGBT+ por que es conocido como el Mes del Orgullo LGBT+ (Pride Month).
Este es un mes para recordarle al mundo que la diversidad existe y es válida. Que se es persona así como todos y no por el simple hecho de tener una preferencia sexual distinta, identidad de género o simplemente otras creencias, se puede hacer lo que se quiera contra esas personas, todos somos individuos que merecemos respeto y el tener una vida digna.

Sigue leyendo

Identidad individual (La diversidad es asimétrica, Vol. 2)

La frase que acompaña entre paréntesis a esta serie de textos forma parte de un aforismo de Carlos Monsiváis: «La razón de ser de la unanimidad no tiene que ver con la política, sino con la estética (la diversidad es asimétrica)». La frase la conocí en un punto en mi vida en que luchaba contra la depresión y el pensamiento suicida. Durante una sesión de terapia comenté que me es indiferente la «tolerancia», y que andar por la calle muchas veces representaba una buena cantidad de miradas impertinentes que, a mi parecer, son el menor de los males pero que, a juicio de mi terapeuta, son tan graves como las agresiones verbales o cualquier otra forma de agresión.

El cerebro humano, hasta donde sabemos, no es determinista, sino heurístico, lo que en términos simples significa que nuestra mente toma el camino más corto posible para tomar decisiones y relacionar las experiencias nuevas con las anteriores.

La percepción que tenemos de la vida es, entonces, principalmente prejuiciosa, y no imparcial o racional, como solemos pensar. Eso quiere decir, también, que en lugar de entender las cosas como «nuevas», nuestra mente intentará colocarlas en alguna categoría conocida. Sigue leyendo

Identidad democrática (La diversidad es asimétrica Vol. 1)

Democracia es uno de esos conceptos acerca de los cuales siempre hemos tenido una idea positiva, independientemente de si se cuenta con ella o no. Nos la inculcan en la escuela, se defiende en guerras, se considera un logro del pensamiento humano y nos la ponen hasta en la sopa en temporada electoral. La consideramos un privilegio por encima de las dictaduras, de los imperios, de los cacicazgos, y exigimos (más o menos) su respeto.

Hablando sobre inclusión, una amiga hizo una observación que, en principio, me dejó helada. Ella dijo algo similar a esto: «no digo que la gente trans no luche, pero no van a llegar muy lejos en sus exigencias, no son mayoría, así funciona la democracia». No dudo que, para algunas personas, esta afirmación tenga algo de fascista, pero quitando mi reacción emocional inmediata, no tenía un argumento racional contra ella. Sigue leyendo

Preguntas y respuestas correctas

Recientemente cambié de empleo. Lugar nuevo, gente nueva y condiciones totalmente distintas a las de antes. Desde que tomé la decisión de expresar mi identidad de género mixto y fluido en todos los ámbitos de mi vida, nunca había recibido preguntas directas sobre alguno de los aspectos de tal expresión hasta hace más o menos un mes, que una persona en el trabajo preguntó por qué me pinto las uñas y por qué las uso largas, lo que me hizo pensar en dos cosas: 1) la «confianza» de la gente conocida la hace más desconfiada o más «prudente», y 2) no había pensado nunca una respuesta breve para explicar nada relacionado a mi persona.

En esta ocasión hablaré sobre lo segundo. Lo que pasó por mi mente fue un agresivo «porque quiero y porque puedo», aunque, por motivos de practicidad di una respuesta evasiva y vaga. La idea se quedó rondándome la mente, y después de un rato llegué a la conclusión de que la respuesta correcta a la pregunta que me hicieron es «he tenido el valor de responderme las preguntas correctas». Sigue leyendo

Sobre depilación y otras feminidades controvertidas

Últimamente me he preguntado qué tan frecuente es el interés legítimo de un hombre por utilizar prendas, accesorios y/o prácticas de cuidado personal aceptados como femeninos por nuestra sociedad. Es más o menos bien conocido que el movimiento de Liberación Femenina trajo, entre otras cosas, una relajación de las normas de vestir correspondientes a la mujer, pero dimensionar una liberación estética de la masculinidad no parece ser de interés general.

Recientemente platicaba con una amiga sobre depilación y me hizo notar un hecho que yo había pasado por alto hasta entonces. Me comentó que su esposo practica boxeo y que a razón de ello se depila gran parte del cuerpo. Entonces me di cuenta que, a pesar de que la depilación es algo tan común para muchos deportistas, no me parece que dicha práctica se relacione naturalmente con ellos, ni que el resultado estético sea algo que muchos hombres fuera del ambiente deportivo estarían dispuestos a imitar, sin importar cuántos desearían hacerlo. Sigue leyendo