#NiUnaMenos no debe ser motivo de burla

Tal parece que hoy día se nos da bien burlarnos y hacer de menos todos los movimientos que luchan por una causa. El feminismo, hoy en día, es uno de los más polémicos y criticados. Podemos encontrar fácilmente cientos de memes en las redes sociales estereotipando a las mujeres que se dicen feministas. Lo cierto es que al parecer, estamos en una época en la que todo cae en extremos moralistas y, al complicarse la tarea de ponernos de acuerdo, preferimos cerrarnos a una idea y mofarnos de quienes piensen distinto a nosotros.

Lo cierto es que mucho se ha aclarado sobre lo que el feminismo es en realidad, pero alguna personas prefieren quedarse con la versión de “las tipas tatuadas, con el pelo pintado y bellos en las axilas que salen desnudas a la calle gritando su odio hacia los hombres”… Haciendo la suposición de que realmente fuera así, parece que es motivo suficiente para hacer de menos una realidad que actualmente acoge a México y varios países latinos : la violencia hacia la mujer.

#NiUnaMenos hoy es motivo de burla. Denunciar un acoso ahora ya no es opción pues habrá decenas de comentarios que dirán cosas como “Si el sujeto fuera guapo no sería acoso…”.

Pareciera que cada vez nos gusta cerrar más los ojos ante esta realidad, y por eso es que quisiera enlistar tres casos recientes que demuestran que la violencia hacia la mujer, a diferencia de lo que muchos creen, no es una exageración, y tampoco debería ser motivo de burla.

  • El caso de Sirena

El 5 de agosto, María Trinidad Mathus, conocida como Sirena, viajó a Costa Rica. El viaje lo realizó sola, como parte de sus proyectos personales. A la edad de 25 años, fue violada y asesinada por dos sujetos mientras ella caminaba con una amiga por la playa. La principal reacción de las redes sociales fue que Sirena careció de sentido común al aventurarse a viajar sin compañía a un país que no es seguro.

  • El caso de Amelia

Este caso sucedió hace poco, Amelia, de 22 años, estudiante de la Fes Acatlán, fue asaltada y violada por un hombre, mientras había personas de testigo que no hicieron nada por ayudarla. Al ir a levantar una denuncia, esperó 10 horas para que la atendieran.

  • Julieta y Melani

En la Delegación Iztapalapa, fue conocido el caso de Julieta y Melani, amigas que fueron asesinadas por sus respectivas parejas.

Julieta, de 24 años, fue hallada muerta tras haber estado desaparecida por 9 días. Fue asesinada por Sergio, su pareja a la cual ya había denunciado en dos ocasiones de agresiones físicas y psicológicas.

Meses después Melani, de 17 años, también sufrió el mismo destino tras haber confesado a su novio que mantenía contacto con antiguas parejas mediante chats en el celular. Fue asesinada en uno de los pasillos de la unidad habitacional donde vivía.

Como estas noticias, hay muchas otras que no son contadas. La violencia hacia la mujer es una realidad que no debe ser minimizada, ni mucho menos señalarla como una exageración. Estamos en camino a normalizar muchas conductas que nos hacen sentir incómodas por miedo al qué dirán, al que nos tomen por “intensas” o porque no se nos tome en serio, pero los cambios grandes comienzan con cambios pequeños y podemos empezar por informarnos antes de emitir un juicio sólo porque éste es viral en las redes sociales. #NiUnaMenos debe sonar más fuerte que nunca, el feminismo todavía tiene mucho por lo que luchar.

3 libros que debes leer si te gustan los gatos

Se aproxima la época de lluvias,  y pocas cosas hay que disfrute más que una tarde cuyo ingredientes principales sean: una taza de chocolate, un libro y el sonido de las gotas estrellándose en el suelo.

La literatura y los gatos: soy de las que corren a hojear cualquier libro en cuya portada o título haga referencia a estos pequeños felinos, pues además de encantarme, me causa especial interés los libros en los que la historia es contada a través de una perspectiva animal.

Los gatos, quienes fueron adorados por los Egipcios y condenados en la Edad Media, hoy en día han adquirido cada vez más popularidad como animal de compañía y protagonista de Internet (si te queda alguna duda, basta con que vayas a Facebook y anotes el tiempo que te toma encontrarte con un vídeo o un meme con un gato como protagonista). Nos podemos encontrar gatos por todos lados, y la literatura no es una excepción.

La literatura y los gatos se derivan desde hace muchos años, como en obras clásicas como “Alicia en el país de las maravillas”,  “El gato con botas” o “El gato negro”; pero hoy vengo a compartirles una lista de libros más contemporáneos y cuyas historias personalmente me cautivaron, cada una a su manera.

  • Un gato callejero llamado Bob

Lo conmovedor de este libro es que está basado en una historia real. James es un músico callejero y con problemas de adicción, que un día se encuentra en la entrada de su casa a un gato de color naranja, a quien futuramente llamará  Bob. Bob se hace popular al ser visto por las personas que pasan por la zona de Covent Garden (Inglaterra), lugar donde James suele tocar la guitarra para ganarse la vida. Una autobiografía en la que el autor nos cuenta cómo Bob, su familia y amigos lo ayudan a superar su adicción a la heroína. La historia del gato y el músico callejero se volvió tan popular, que hoy en día incluso existe una película basada en la historia de estos dos amigos.

    Autor: James Bowen

    Año: 2012

  • El gato del Dalai Lama

Gatos y budismo. Hasta el momento, uno de los libros más bonitos que he leído y al cual ya le dediqué una nota anteriormente. Un libro que, con una historia amena, conmovedora y divertida, nos llena de reflexiones y nos impulsa a tener una visión más amable de nuestra vida y la vida de todos aquellos que nos rodean.

    Autor: David Michie

    Año: 2013

  • Historia de una gaviota y el gato que le enseñó a volar

    Autor: Luis Sepúlveda

    Año: 1996

Una fábula bellísima, la cual yo le daría a leer a mis hijos y abuelos por igual. El título es por demás descriptivo, pero no por eso la historia deja de atrapar al lector. Mediante las aventuras de un gato negro, llamado Zorba, y sus amigos felinos, el señor Sepúlveda nos invita a ser más considerados con el medio ambiente y el impacto que nuestros descuidos tienen en los animales, así como el valor de la amistad, la familia y la aceptación.

Si lees alguna de estas recomendaciones, por favor dinos ¿qué te pareció? Estoy segura que si, al igual que yo, te gusta leer y los gatos, estas historias te encantarán.

Razones por las que es bueno hablar con tus mascotas

Quien me conoce sabe del lugar tan importante que tienen mis mascotas en mi vida. Soy de esas personas a las que no tienes que insistir demasiado para sacar el celular y agobiarte con la extensa galería de fotos que tengo de ellos. Personalmente, considero que tengo una conexión con ellos y, si bien no los veo como mis hijos, definitivamente los considero parte de mi familia y, por tanto, los trato como tal : los saludo al llegar, me despido al salir, les doy las buenas noches y platico con ellos.

No sé en qué momento comencé a hablar con ellos, pero recuerdo bien la mirada que me dedicó un compañero de trabajo al saber que lo hacía. Fue una mirada de completo escepticismo e incredulidad que al principio no logré entender, pero después comprendí que quizá para algunas personas no resulte del todo natural ya que “¿Cómo vas a hablar con tu perro si no te entiende?”… “Seguramente te sientes muy sola”… “Mi vecina la loca habla con plantas, eso es peor”…

Soledad. Tristeza. Depresión. Locura. Son los motivos por los cuáles muchas personas (que no comparten su vida con una mascota) encuentran para explicar esta conducta. Hoy en día, hay mucho debate entre cómo las mascotas deben ser tratadas y eso es tema aparte. Pero hoy quiero escribir sobre las ventajas que, en mi opinión, tiene el sentarte unos minutos a platicar con nuestras mascotas.

  1. Catarsis

En ocasiones, en las que no me apetece compartir mis problemas con amigos o familia, hablar con mis mascotas me ha resultado de ayuda para encontrar respuestas o incluso para sentirme mejor conmigo misma, pero ¿a qué se debe? Una de las razones por las que en la terapia psicológica se nos pide que hablemos de manera amplia de lo que nos preocupa,  es porque de este modo nos obligamos a organizar el discurso para que otra persona lo comprenda y se asume que, por las emociones tan intensas que en ocasiones pasamos, se nos nubla la vista de lo que en realidad está ocurriendo. De este modo, al terminar de explicar lo que nos pasa en la cabeza, nos sentimos liberados y más tranquilos; a esto los psicólogos le llaman catarsis. Hablar con nuestras mascotas nos lleva, no solo a desahogarnos sino que, al no ser juzgadas o interrumpidas por opiniones de un interlocutor, nos ayudan a identificar por nosotros mismos el problema.

  1. Fortalecimiento del vínculo con nuestros acompañantes
mascota

Imagen tomada de pixabay.com

Hablar con nuestras mascotas fomenta el mejoramiento del vínculo entre nosotros y ellos. Es cierto que el desarrollo de nuestro lenguaje es más complejo, sin embargo, ellos pueden identificar nuestros tonos de voz y el estado emocional en el que nos encontramos. Nuestras mascotas se acostumbrarán a estar en alerta, sentirse seguros e identificar algunos matices de nuestra personalidad, por lo que se adaptarán a las situaciones de una forma más precisa. Permitir que ellos conozcan nuestro estado de ánimo por voz mejorará indudablemente el vínculo que tenemos entre ellos y nosotros.

7 consejos que logré reunir tras un año de haber terminado un noviazgo

Pocas rupturas son en las que no hay drama de por medio. Comencé a escribir esta nota días después de haber terminado una relación que compartía con el que, estaba yo segura en aquel momento, era el hombre de mi vida. Y no fue hasta después de un año de esto que pude terminar de escribirla. No se trata de un manual o una receta mágica, sino más bien de una serie de consejos que logré reunir a lo largo de estos meses y  fui guardando para mí y ahora deseo compartir con ustedes, esperando que les sea de alguna ayuda.

1. En esta historia, no hay víctimas, ni villanos, ni superhéroes

Sí, quizá esa inhumana persona te trituró el corazón y las ilusiones de la manera más cruel, pero eso no hace de él un villano, ni a ti una víctima. Sea que sus motivos para irse te parezcan injustos y egoístas, lo cierto es que nunca habrá una manera amable o gentil de terminar una relación cuando hay alguien que sigue enamorado y desea seguir. Acepta que todos tenemos derecho a cambiar de opinión, y todos somos libres de irnos en el momento que queramos.

2. No guardes rencores y no te arrepientas de nada

Sea que hayan durado un mes o tres años, el tiempo que estuvieron juntos fue porque ambos así lo quisieron. Que si hoy o más adelante te das cuenta de que la lista de defectos era más larga de la que anteriormente podías enlistar, no es motivo para que te la pases maldiciendo su recuerdo y el día en el que se conocieron. No te arrepientas de haber amado, no te culpes por haber confiado, aún cuando estés descubriendo que no es quien tú creías que era. El resentimiento puede ocasionar que, por mucho tiempo, esa persona te lastime sin siquiera estar presente en tu vida.

Mujer reflexionando

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/

3. Cada persona siente, sufre y sana de manera distinta

Es muy común que, en algún momento, estemos desesperados por encontrar una fórmula mágica para olvidar a quien nos ha hecho daño. He ahí que, posiblemente, acudamos a un amigo para que nos aconseje o, ¿por qué no? el historial de nuestro navegador se llene de búsquedas parecidas a “10 maneras para olvidar a tu ex…”. Desgraciadamente, no existe una receta contra el mal de amores. A algunas personas les funciona tomarse un tiempo a solas, otros descubren su lado artístico, existen algunos que corren a instalar aplicaciones como Tinder, y también los hay quienes adoptan a una mascota… Puede que alguna de estas cosas te funcione o puede que no. El detalle está en probar y aceptar que si algo no funciona, es que ese algo no es para ti, por mucho que leas o te digan que es lo que hay que hacer. Experimenta, pero sobre todo, sé sincero al momento de preguntarte si lo que haces es una solución momentánea o realmente te está siendo de ayuda.

4. Cuida de tu persona

Lo peor que puedes hacer cuando tienes los sentimientos rotos, es maltratar tu cuerpo. No te hagas daño, y que esta etapa no sea excusa para descuidar tu alimentación, tus horas de sueño y tu higiene personal. No te arrojes a los brazos de ningún tipo de vicio, ¡al contrario! invierte el tiempo que sientes que te sobra en consentirte y en poner atención a los detalles que te harán llevar una vida más saludable. Aunque en estos momentos no tengas ánimos ni lo creas así, más adelante tu cuerpo y tu salud emocional te lo agradecerá.

Reflexiones después de un noviazgp

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/

5. Valora lo bueno que tienes

No te fijes en lo que se ha ido, si no en lo que se queda y lo que puedes obtener en el futuro. Disfruta de tus amigos, de tu familia, de tu trabajo, de tus mascotas y, sobre todo, de tu propia compañía.

6. Haz del tiempo un amigo, no una excusa

“Todo lo cura el tiempo”, es una frase que lleva consigo mucha verdad, pero también, muchos mal interpretamos fácilmente. Sí, habemos a quienes nos toma un poco más de trabajo que a otros en dejar ir, pero tampoco podemos confiar en que el tiempo hará todo el trabajo. Yo no me atrevo a decir cuánto tiempo es “normal” dejar pasar para superar una ruptura, cuántos días es “demasiado pronto” o a los cuantos meses puedes considerar que te estás convirtiendo en un ex psicópata. Lo que puedo decir es que hay señales que nos pueden indicar que nos estamos estancando y debemos estar atentas a ellas y tomarlas muy en serio. Haz del tiempo tu amigo, sana a tu ritmo, pacientemente; y si notas que te está tomando demasiado trabajo, apóyate en otras personas para salir adelante.

7. Cada historia es distinta

Cuando el momento llegue, no tengas miedo de amar nuevamente por miedo a que todo pueda ser igual. Todo cambia. Incluso en este instante, ya no somos lo mismo que éramos ayer. Puede que nuestras próximas experiencias sean mejores o peores, pero nunca será lo mismo, y lo bueno de esto, es que siempre tendremos algo nuevo que vivir y algo nuevo que aprender.

Reflexiones tras un noviazgo

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/

 

 

EL gato del Dalai Lama: una novela para amantes de los gatos y el budismo

Hace aproximadamente un año tuve la fortuna de haberme encontrado con este libro y desde el momento en que leí el título supe que iba a formar parte de mi biblioteca personal por dos sencillas razones:

  1. Me encantan los libros en los cuales los animales forman parte importante de la historia.
  2. Siento una profunda curiosidad sobre la práctica budista.

Pese a que el título por sí solo me cautivó, el libro superó todas mis expectativas, convirtiéndose así en una de mis lecturas favoritas.

“El gato del Dalai Lama” es una novela cuya historia gira alrededor de una gatita que es adoptada por quien es uno de los líderes espirituales más reconocidos del mundo y su estadía en el Tíbet. A través de una lectura conmovedora, divertida y extraordinariamente amena, David Michie (autor) nos comparte, con ayuda de pequeñas situaciones ficticias de celebridades que llegan a visitar a su Santidad, una historia en la que se toca, entre muchos temas, el amor, la amistad, la compasión y las numerosas cualidades que los seres humanos compartimos con los demás seres vivos pero que muchas veces tendemos a ignorar.

Debo aclarar que este fue mi primer libro cuyo tema principal era el budismo y, puedo asegurarles, no es necesario tener algún tipo de conocimiento previo para entenderle. La historia se desarrolla sin hacer uso de conceptos complejos y, durante toda la lectura, te va contagiando la sensación de que la búsqueda de la paz y la felicidad no es tan complicada como a veces solemos creer.

Uno de los temas principales del libro es que la felicidad se obtiene al proporcionar felicidad a los demás. También se centra mucho en la manera en que los seres vivos, sin importar de qué especie seamos, tenemos en común el deseo de ser felices y evitar el sufrimiento.

En lo personal, y aunque me falta mucho por aprender del tema, la filosofía budista me parece una de las creencias más hermosas que puedan existir. Soy coleccionista de frases, y este libro trajo consigo varias con las cuales me gustaría cerrar esta nota.

“Para todos los que tenemos conciencia, nuestra vida es muy preciada; por lo tanto, necesitamos proteger con gran ahínco a todos los seres sensibles. Asimismo, necesitamos reconocer que compartimos con ellos los dos mismos deseos fundamentales: el deseo de disfrutar de la felicidad y el de evitar el sufrimiento.”– El gato del Dalai Lama

“La mayoría de la gente cree que su única opción es cambiar las circunstancias, pero éstas no son la causa verdadera de la infelicidad. La infelicidad tiene que ver más con la forma en que asimilamos las circunstancias.” – El gato del Dalai Lama

“Es una paradoja increíble, que la mejor forma de obtener felicidad para uno mismo sea dándola a otros.” – El gato del Dalai Lama

“Así como la sombra sigue al cuerpo, nosotros nos convertimos en lo que pensamos.”– El gato del Dalai Lama
“Se nos olvida que sólo es cuestión de tiempo antes de que las cosas cambien y tengamos que modificar nuestra perspectiva una vez más.”– El gato del Dalai Lama

“Todo ser vivo se esfuerza por alcanzar la felicidad, todo ser quiere evitar las distintas formas de sufrimiento. Los otros no son solamente objetos o cosas que podamos usar para beneficiarnos.”– El gato del Dalai Lama

“La grandeza de su nación y su progreso moral se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.”– El gato del Dalai Lama

“El karma nos conduce a todo tipo de situaciones inesperadas. Ésta es otra razón por la que debemos comportarnos con amor y compasión hacia todos los seres vivientes. Nunca sabemos en qué circunstancias nos volveremos a encontrar con ellos, y a veces el reencuentro sucede en esta misma vida.”– El gato del Dalai Lama

“El miedo es el instinto que le impide a mucha gente realizar actos que muy en el fondo sabe que la liberarán.”– El gato del Dalai Lama

 

Referencias

Fuente de la imagen: http://queleerquequieroleer.com

Guía para sobrevivir al transporte público

Me atrevo a decir que, sin excepción, todos aquellos que nos vemos en la necesidad de viajar en transporte público, ya sea por metro u otro medio, hemos experimentado el placer de los arrimones, codazos y empujones que vienen incluidos en la tarifa.

Como usuaria ahora recurrente del metro, he visto y aprendido de todo. Desde meterme en espacios en los que antes hubiera jurado que no cabía ni una molécula más, hasta lograr guardar el equilibrio entre toda una masa de personas y poder maquillarme con una sola mano. Este proceso no fue fácil, recuerdo que en varias ocasiones llegué llorando a casa y consideré seriamente renunciar a mi trabajo, el cual me encanta. Al final del día, llegaba a casa cansada y, a veces, hasta de mal humor; y pensar que el siguiente día iba a ser lo mismo no mejoraba mi estado de ánimo.

Fue un día en el que el tren llevaba más de diez minutos sin avanzar, y sin dar señales de hacerlo prontamente, que me fijé en que la mayoría de las personas (incluyéndome) formábamos un escenario por demás triste: éramos un grupo de personas apretujadas unas con otras y con caras largas. Entonces repasé y recordé las numerosas ocasiones en las que fui testigo de discusiones sin sentido, malas miradas e incluso jaloneos de cabello y pensé “Esto no puede seguir así”. Y ahí fue donde comencé un cambio de actitud y mentalidad, el cual resultó ser más sencillo de lo que creí, y en poco tiempo noté que mis viajes por el transporte público pasaron de ser una pesadilla a algo más llevadero.

Metro

Fuente de la imagen : https://pixabay.com

  1. No te mentalices a que todo estará mal
    Muchas veces ni siquiera hemos llegado al metro o al autobús y ya estamos pensando en que estará tan lleno como para escupir gente. ¡No! No te tortures desde antes y mejor ocupa tu mente en planear tus actividades del día o algo que te haga feliz.
  2. Los empujones no son algo personal
    Sí, es incómodo y sí, puede llegar a ser molesto; pero recuerda que todos están en la misma situación. Si la persona de al lado te empuja, no es porque tenga un problema contigo, si no porque, posiblemente, alguien más la está empujando a ella y así sucesivamente. No te molestes, mejor coopera y, si es posible, trata de hacerle espacio. Recuerda que, al igual que tú, todos tenemos malos días que nos ocasionan retrasos y hay muchos trabajos que penalizan el llegar tarde.
  3. Busca algo que hacer durante el trayecto
    Parte de mi molestia era que sentía que desperdiciaba mucho tiempo en el transporte. Durante todo el camino siempre iba pensando en cosas como “podría estar haciendo otra cosa” y no estaba equivocada, el detalle es que no hacía otra cosa más que quejarme. Cuando me di cuenta de esto, comencé a leer, escuchar audiolibros o avanzar con mis lecciones de Duolingo. El truco está en buscar opciones y ayudarnos de la tecnología para sentirnos productivos mientras viajamos.
  4. Sonríe
    Comencé a sonreir. Siempre que voy en el metro y el vagón está a punto de explotar, volteo a ver a alguien y le regalo una sonrisa que, casi siempre, me corresponden. Inténtalo un día y notarás la gran diferencia que este pequeño gesto puede ocasionar.
  5. Sé amable
    Ofrecerle el asiento a una persona que lo necesita más que tú, ayudar a alguien a subir las escaleras, ofrecerte para llevar en tu regazo esa mochila (que se ve pesada y estorbosa) de la persona que viene de pie frente a ti; prueba y quizá tus días mejoren tras sentir que has puesto tu granito de arena haciendo una buena acción.
  6. Respeta
    Hay reglas básicas de comportamiento que, de ser obedecidas, varios de los problemas del transporte público disminuirían: deja bajar antes de subir, posiciónate al lado derecho de las escaleras mecánicas para dejar libre el lado izquierdo, si bajas varias estaciones más adelante evita quedarte a orilla de las entradas, respeta los lugares preferenciales, no tires basura a las vías, etc. Son reglas de comportamiento que sabes tú, las sé yo y las sabe todo el mundo, pero casi nadie aplica, aunque muchas de ellas sean simple uso de sentido común. Una cosa es que haya días en los que por una u otra razón llevemos más prisa de lo habitual y otra es que no respetemos los espacios, tiempos e integridad de las demás personas. Puede que algunas veces sea complicado y molesto ver que intentas hacer lo socialmente correcto mientras los demás no, pero recuerda, si no empezamos nosotros un cambio, nadie más lo hará.

Espero que algo de todo esto te ayude a que tus viajes sean más amenos. Por último, me despido con una frase que siempre me motiva cuando todo esto no es suficiente:

“Sea bueno siempre que sea posible. Siempre es posible.”
-DalaiLama

 

Referencias

Fuente de la imagen destacada: pixabay.com

10 predicciones web para el 2017

Como todos sabemos, la tecnología cambia más pronto de lo que creemos, y es importante mantenernos actualizados. Es por eso que decidí realizar la traducción de este artículo que me pareció particularmente interesante, quizás porque soy desarrolladora Web, y soy testigo en primera fila que, año con año, surgen nuevas herramientas, nuevos lenguajes y nuevas prácticas de programación. El post original lo pueden encontrar en aquí, del autor Craig Buckler, un desarrollador freelance del Reino Unido, que cada año realiza predicciones sobre la web.

Sigue leyendo

3 recetas vegetarianas económicas, rápidas y deliciosas

¿Te ha pasado, al igual que a mí, que más de un día te has despertado con la firme decisión de que dejarás de comer carne, sea cual sea la razón que te motive a ello? ¿Te ha pasado que comienzas excelentemente, pero conforme pasa el tiempo se complica más y más?  Y es que uno podrá estar muy convencida y nuestra motivación podrá ser muy grande, pero el ritmo de vida en la ciudad no lo hace nada fácil. La falta de tiempo y la falta de opciones hacen que, tarde o temprano, corras al puesto de tacos o a la fondita de la esquina, en donde raramente tienen opciones vegetarianas en el menú. Sigue leyendo