Realmente amigas

“Para que las mujeres seamos realmente amigas, tenemos que dejar de lado la competitividad sospechosa entre nosotras en la que nos han educado. Tenemos que ir más allá de ver en las demás mujeres competidoras que buscan las «golosinas» (los hombres y la atención y validación masculinas). Tenemos que estar abiertas a la posibilidad de que por el hecho de ser mujeres tenemos intereses comunes y experiencias que han de ser compartidas. Para hacer esto, tenemos que estar dispuestas a trascender nuestra educación y nuestro entrenamiento de separabilidad, y así podemos saltar el abismo y volvernos libres de ser nosotras mismas en nuestro trato respectivo.
Una vez que hemos dado el salto, encontramos una riqueza y profundidad en nuestras amistades femeninas que simplemente no pueden producirse con los hombres. Nos encontramos diciéndonos una y otra vez, «lo sé», «lo sé». Es al «afirmar nuestra liberación» del viejo lavado de cerebro cuando vamos hacia la amistad y la hermandad entre mujeres.

Aunque se me ha dicho lo contrario, necesito amigas mujeres.”

Anne Wilson Schaef

Compartido por: maurelvaov

 

Diferencia entre la mujer madura y la inmadura

mujer madura1.- La mujer inmadura quiere controlar al hombre en su vida. La mujer madura, sabe que si el hombre es realmente suyo, no hay necesidad de control.
2.- La mujer inmadura te grita porque no la llamas. La mujer madura está demasiado ocupada para darse cuenta que no la has llamado.
3.- La mujer inmadura tiene miedo a la soledad. La mujer madura lo utiliza como tiempo para su crecimiento personal.
4.- La mujer inmadura ignora a los buenos hombres. La mujer madura ignora a los malos.
5.- La mujer inmadura te hace volver a casa. La mujer madura hace que quieras volver a casa.
6.- La mujer inmadura deja su agenda abierta y espera a que su hombre hable para hacer planes. La mujer madura hace sus planes y cariñosamente notifica al hombre para que se integre como mejor le convenga.
7.- La mujer inmadura monopoliza el tiempo de su hombre. La mujer madura sabe que un poco de espacio hace que, el tiempo juntos, sea algo especial.
8.- La mujer inmadura no perdona y se castiga, y castiga por el rencor. La mujer madura perdona, ofrece su hombro y un pañuelo.
9.- La mujer inmadura, lastimada por un hombre, hace que todos los hombres paguen por eso. La mujer madura sabe que fue solo un hombre.
10.- La mujer inmadura se enamora y persigue sin descanso. La mujer madura sabe que algunas veces, el que tú amas, no te amará y continúa su camino sin rencor.
11.- La mujer inmadura leerá esto sin decir nada. La mujer madura lo comparte.

 

Compartido por: maurelvaov

La recuperación de la sexualidad de la mujer: escuchar y sentir el útero

La civilización patriarcal cambia el principio de la vida por el de la muerte, y por eso ha tenido en el cuerpo femenino su principal enemigo y su objetivo estratégico central; Romeo de Maio decía que la historia del cuerpo femenino, en nuestra civilización, es una Ilíada de sufrimientos. En el Génesis también se ordena la destrucción de la serpiente (el símbolo de la sexualidad de la mujer) y la prohibición de su conocimiento. Porque si la mujer pare sin deseo y con dolor, y si se aparta de ella a la criatura en el momento del alumbramiento (para cortar el deseo y la producción hormonal que regularía el acoplamiento de ambas), la criatura queda privada de la carga de energía que le corresponde a su integridad humana, al tiempo que la madre queda insensibilizada; insensibilizada ante los deseos y ante el sufrimiento de su prole; es decir, capacitada para realizar las funciones nutricias maternas de manera fría y aséptica, con la disciplina y la represión establecidas en el orden social.

Sigue leyendo

Ni juzgues, que ni conoces (segunda parte)

Recuerdo a la memoria de Emi

 

Hola, tiempo sin “vernos”.

¿en qué me quede…?

¡ah, sí! En Enero de 2008, comenzaba mi segundo semestre de Diseño gráfico en Cuernavaca. Asistí a la primera semana de clases y me di de baja a la semana siguiente jeje porque yo ya había decidido irme lo más pronto posible. Si bien todavía pasaron algunos meses antes de poder preparar todo para mi mudanza y las confrontaciones con mi madre continuaban e incluso se intensificaron por mi baja de la carrera, en el fondo yo ya me empezaba a sentir diferente, pues sabía que todo cambiaría en cuestión de semanas ¡ah sí! para esto a mi madre no le dije nada de mis planes de irme, hasta unos días antes de la fecha histórica…

Sigue leyendo

Ni juzgues, que ni conoces (primera parte)

Recuerdo a la memoria de Emi

Saludos, mi nombre es Emi y soy la nueva del grupo jeje… mucho gusto.

Bueno, siendo esta mi primera publicación, me gustaría empezar con algo personal, para que conozcan un poco más de mí y algunas percepciones propias sobre un tema social muy sonado en algunas estadísticas de nuestro país en los últimos años. Esta es la s*EMI*-trágica historia de cómo pasé de ser una estudiante universitaria destacada, a convertirme en una vil NiNi…

Todo fue culpa de las drogas, el alcohol y el rock and roll… jaja mentiras, no soy tan “chida”. En realidad no bebo nada de alcohol y puedo contar con los dedos de una sola mano las veces que he fumado. Y mi experiencia con drogas más “pesadas” es nula, NI ilegales NI prescritas han tocado mis virginales labios (les doy chance de alburearme) NI entrado a mi torrente sanguíneo o invadido mis fosas nasales. La única sustancia a la que soy severamente adicta es a la leche con chocolate en polvo de una marca muy específica, la cual no nombraré porque NI que me pagaran por hacerles propaganda, aunque deberían. En fin…

Sigue leyendo

La vaca

En esta ocasión, les compartiré una metáfora escrita por Dr. Camilo Cruz, para reflexionar sobre el conformismo. Una breve historia que permite ver  un problema social que acontece en la actualidad.

La historia cuenta que un viejo maestro deseaba enseñar a uno de sus discípulos que la vida de conformismo y mediocridad no permite superar los obstáculos que impiden triunfar.

Para impartir su lección al joven, el maestro decidió que aquella tarde visitarían algunos de los parajes más pobres de la provincia. Después de caminar un largo rato encontraron el vecindario más triste y desolador de la comarca y se dispusieron a buscar la más humilde de todas las viviendas.

En una casa a medio derrumbarse, de apenas seis metros cuadrados vivían ocho personas. El padre, la madre, cuatro hijos y dos abuelos todos se las arreglaban para acomodarse de cualquier manera en aquel reducido espacio.

Sus ropas viejas y remendadas,  la suciedad y el mal olor que envolvía a sus cuerpos, eran la mejor prueba de la profunda miseria que ahí reinaba. Sigue leyendo

El sentido de la muerte se encuentra en la vida misma

El sentido de la muerte se encuentra en la vida misma, en cuanto sabemos que vamos a morir, dirigimos nuestros esfuerzos hacia la vida intensamente vivida, el morir nos enseña a amar, querer, recordar.

La definición clásica de muerte como separación del alma y del cuerpo se caracteriza por una grave indigencia antropológica, pues presenta la muerte como algo que afecta solamente a la «corporalidad humana» y deja al «alma» completamente intacta. Cuando nos referimos al término Vivir lo relaciono con alguien que lleve una Rutina (ir a la Escuela, ir al Trabajo, etc.), pero cada día hace algo diferente. Rompe con esa Rutina, sin embargo cuando se refiere a Existir vienen a mi mente cualquier persona que se despierta y lleva acabo una rutina día tras día.

Dependiendo el punto de vista que se le dé, puede variar la perspectiva sobre vivir o existir, que poseamos cada uno. Mientras respiremos estaremos vivos, y por ende, existimos. Pero el término de existir, es relativo ya que un florero, un carro, una piedra existen, pero viven?, ¿hay muerte en vida?.

El espacio de la muerte es abordado, necesariamente, desde el interés del ser vivo, de los placeres de imaginar las partes de la realidad del hombre, de reflexionar las situaciones de placer y sufrimiento en la vida. Uno puede repensar muchísimo al respecto, pero nunca terminará definiendo con toda veracidad aquello que nadie ha vivido, o en este caso “muerto”. ¿¿¿La muerte es una idea???…..

La complejidad de la vida cotidiana

“La sociedad valora mucho su ‘hombre normal’. Se educa a los niños para que se pierdan a sí mismos y así llegar a ser absurdos, es decir, hombres normales”

Ronald Laing

Cuando hablamos de complejidad algunas veces tendemos a pensar que es un término abstracto que no cabe en nuestra realidad, pero que, inevitablemente y sin que nosotros seamos conscientes, la construye y le da sentido. En este sentido, Agnes Heller, filósofa húngara, dice que no hay nada que le dé más sentido a la complejidad de nuestra realidad que la vida cotidiana.

Sin pretender hacer una reflexión profunda sobre ello (puesto que no sé si podría), hoy me gustaría hablar sobre éste tema de manera bastante subjetiva, puesto que considero que, de cara a lo que cada uno puede imaginar en su mente, a veces es bueno compartir con los demás lo que a uno le ronda por la cabeza.  Sigue leyendo

Seguir o no con alguien que ya no te quiere

Cuando estamos en una relación de pareja es frecuente que pensemos que siempre estaremos con él o ella y planeemos proyectos a futuro. El enamoramiento predomina y creemos que nunca la dejaremos de amar o nos deje de amar. No sabemos si nuestros sentimientos se dirijan hacia otra persona o simplemente nos dejen de querer.

Si tu pareja te dice: “ya no siente lo mismo por ti y que dejo de amarte”, sientes una angustia que te hace preguntar el porqué se esta sintiendo esto, y empiezas a emplear recursos como la manipulación, las promesas de que vas a cambiar, de que ya no será lo mismo de ahora en adelante, todo para que tu pareja no se aleje de ti. En este caso sería conveniente preguntarte: ¿quiero estar con una persona que no me quiere? La respuesta sería tan fácil o tan difícil como tú lo quieras.

Si la respuesta es SÍ, tendrías la esperanza de que pudiera cambiar su sentimiento, tratar de reconquistarlo y humillarte ante continuos rechazos, ¡no sería la mejor opción!, insistirías en algo que ya no existe. En caso de que tu respuesta sea que NO, te ayudará a pasarla menos mal.

Hay que darse un respeto a si mism@ y saber perder, sé que el dolor es inevitable, pero es mejor afrontar la realidad y pasar por este proceso de duelo. El tiempo que duró la relación y los momentos felices que pasaste con tu pareja han llegado a su fin.

Las razones que tenga tu pareja para ya no amarte, pueden ser porque ama a otra persona o también cabe la posibilidad de que simplemente ya no sienta amor por ti. La segunda, podría ser más difícil de aceptar que la primera, ya que no tendría a quien culpar o con quien compararse. En cualquiera de los dos casos, sería mejor no enfocarse tanto en las razones de tu pareja, sino mantener una actitud madura que permita a tu pareja darle libertad  y respetes su decisión.

Dedícate más tiempo, procura estar con aquellas personas que te aman para que te sientas mejor. Evita hacer cosas que te recuerden a tu ex pareja o recordar solo lo bueno que pasaste con él o ella, sino también los malos momentos.

Nancy Perez