fbpx

El año pasado me tomé mi tiempo para leer un libro llamado “El azteca”, del autor norteamericano Gary Jennins, escrito en 1980. Este libro nos relata la historia de Mixtli, desde su nacimiento hasta su muerte. Mixtli es un azteca que a lo largo de su vida tiene varios oficios, varios nombres y miles de aventuras, y que convive con muchísimas de las sociedades del Cen Anáhuac (el mundo que conocían los aztecas).

El Azteca, es un libro que les recomiendo, está larguito, y me tardé un poco en leerlo, pero realmente aprendí muchas cosas. Si eres mexicano o te interesa la cultura de mi país, es una literatura que no te deberías perder (sí, aunque la haya escrito un gringo muy bien informado y con un interés genuino en las culturas precolombinas).

 

El Azteca.
El Azteca. Fotografía en amazon.com

Por otra parte, este año empecé a leer otro libro llamado: “Corazón de piedra verde”. Este libro es del español Salvador de Madariaga; se publicó por primera vez en 1942. Aún no lo he terminado de leer, pero realmente no me encantó (esa es una de las razones porque no he podido terminarlo).

La verdad no se los recomiendo, aunque tiene sus seguidores, pero yo no soy una de ellas. “Corazón de piedra verde” nos habla de una historia paralela de un español: Alonso, y una mexica: Xochitl. Este paralelismo convergerá alguna vez en el nuevo mundo.

Ambos libros terminan contando la historia en el tiempo de la conquista, desde dos visiones distintas. Considero que la visión de Jennins se interesa mucho más por los detalles de la cultura indígena mexicana prehispánica; mientras que el libro de Madariaga exalta la figura del español conquistador, condenando un poco los valores de la cultura azteca principalmente y repitiendo ciertos clichés de la visión de los primeros historiadores españoles que hablaron de la conquista, probablemente de Bernardino de Sahagún que es el más conocido (y de quien no puedo hablar, porque no he leído).

El corazón de piedra verde.
El corazón de piedra verde. Fotografía en Amazon.com

Las dos visiones son interesantes, y creo que hasta cierto punto complementarias. Lo interesante es que coinciden en algunas cosas. Una de esas cosas es un personaje que me interesó mucho… Es de esos personajes que te intrigan, pero terminas odiando, y sin embargo no dejan de ser inquietantes. La palabra “bitch” se queda corta, para describir a la maliciosa reina de Texcoco: Chalchihuenenetl.

La muñeca de jade de Gary Jennins

No pude encontrar mayor referencia de este personaje en otras literaturas más formales. Por eso quiero abordarlo desde el punto de vista de los libros en donde la leí. Sin embargo, me llamó mucho la intención que este personaje está presente en ambos.

Según Jennins, Chalchihuenenetl significa “muñeca de jade”. Ella era una de las esposas del rey Nezahualpilli. Por si no estás tan enterado quién era este rey, él fue el hijo del famoso Nezahualcoyotl, este último quien pasó a la historia como el rey poeta de Texcoco.

Texcoco, Taxcalla y Tenochititlán eran las principales ciudades del gran imperio azteca, y por eso el rey de estas ciudades tenía muchísima importancia en la vida política del Cen Anáhuatl.

Nezahualpilli, siendo uno de los hombres más poderosos, era un hombre justo e inteligente. Como era la costumbre tenía un conjunto de esposas, y una de ellas era Chalchiuenenetl, quien era la hija mayor del rey de Tenochtitlán Ahuítzol (aquel tlatoani que precedió a Moctezuma Xocoyotzin).

De acuerdo al libro el Azteca, “muñeca de jade” llegó demasiado joven a la casa de Nezahualpilli, así que el rey no quiso consumar el matrimonio con ella hasta que esta fuera mayor. Sin embargo lo que el rey no se imaginó es que esta joven hermosa y precoz era una ninfómana.

Chalchihuenenetl se las arregló para hacerse de varios amantes a expensas de su esposo, y para que él no se diera cuenta, después de tener relaciones con ellos los hacía matar y cocinar, y sus sirvientes tenían que compartir con ella los platos de carne humana. Después de esto utilizaba sus huesos como estructura base para que un artesano prodigio hiciera estatuas lo más parecidas posibles al amante. Cada estatua era conservaba en un salón, como una “medalla de guerra” de la reina.

En la versión de Jennins, las excentricidades de Muñeca de Jade no tenían fin, incluso llegó a tener una amante mujer, un menor de edad y cuando no podía conseguir un hombre se consolaba con una estatua de un huasteco, estatua de piedra que representaba a un hombre exponiendo su miembro erecto (y que se presume en el libro era de un tamaño mayor al promedio), y que había sido enviada como un regalo al rey desde tierras lejanas: ahí donde los hombres tenían “menos” pudor.

¿Qué pasó con la muñeca de jade? ¿Se enteró Nezahualpilli de las perversiones de una de sus esposas más jóvenes? No se los puedo decir, porque me gustaría que leyeran el Azteca para saberlo.

Les comento que esta historia está en el primer 20% del libro, por lo cual no tendrían que esperar hasta el final para saber en qué terminó. También les cuento que los detalles que estoy considerando en este texto no son demasiados, y podrán sorprenderse con la narración completa.

La visión fantasmagórica de Madariaga

Chalchihuenenetzin (el postfijo -tzin indica que estamos hablando de una persona de la realeza), es así como Madariaga introduce a este personaje, nombre que traduce como “la señora seno de jade”. Describe también a una hermosa mujer, que terminó volviéndose loca.

Madariaga no entra mucho a detalle en la historia del personaje, sin embargo menciona brevemente que fue una esposa de Nezahualpilli a quien él, supuestamente condenó a muerte. Cuando se cuenta sobre ella,  la narración es en pasado, la historia principal ocurre después de su muerte, cuando Nezahualpilli ya es un anciano y una de las nanas de su hija Xuchilt, secretamente le cuenta a la niña acerca de ella.

La señora seno de jade se menciona como un “fantasma” del pasado, como la reina “mala”. Xuchilt, quien es uno de los dos personajes protagónicos de la historia la oye gimiendo en los rincones del palacio por la noche.

En el libro se habla acerca de las estatuas que tenía la reina mala de sus amantes muertos, en una habitación prohibida que ya no está abierta a nadie, y cuyo acceso es un secreto para todos los habitantes del palacio de Nezahualpilli, excepto para él. No se explica a detalle si las estatuas solamente son una representación de los amantes, o realmente tienen “algo” de los amantes. Pero sí se hace saber que los hacía matar después de tener relaciones sexuales con ellos.

Xuchilt tiene un diálogo con el fantasma, y aunque se dedica mucho menos tiempo y detalle a su historia que en el libro de Jennins, este personaje tiene una gran influencia en la novela desde principio hasta casi el fin.

¿Es Chalchihuenenetzin un fantasma realmente? ¿o será que nunca murió? Para averiguarlo te bastaría leer un poco de la obra “corazón de piedra verde”, no sé, quizá te capture más que a mi.

Conclusiones

Bueno, la historia de aquella bellísima reina ninfómana de Texcoco, que mataba a sus amantes y se mandaba a hacer estatuas con ellos, realmente me pareció perturbadora. Creo que es la primera asesina serial de la que sé en el territorio mexicano. ¿existiría la muñeca de Jade? ¿Sería una invención de Madariaga que Jennins desarrolló un poco más? No lo he podido averiguar, pero cuando lo haga, te lo haré saber.

Bibliografía

Corazón de piedra verde. Salvador de Madariaga, España, 1942.

El Azteca. Gary Jennings, Estados Unidos, 1980.

Wikipedia. El corazón de piedra verde (novela).

Wikipedia. El azteca (novela).

Akami
about.me Nací en un pueblo nublado y bonito de la Sierra Madre de Veracruz. Soy programadora y he descubierto que escribir me mantiene mejor enfocada y que también me sirve como catársis. Creo que compartir tus ideas en un blog (por pequeñas o simples que sean) puede ser de utilidad a otros; así es que estoy muy agradecida con ara.san y gammc por permitirme ser parte de este interesante proyecto. Me gusta el cine, el anime, big bang theory, los juegos de video, leer, platicar y soy adicta a las pantallas. Me interesan los temas sobre Interacción humano-computadora, y aquí escribo de cualquier cosa que se me atraviese por mi desbaratada cabeza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: