Pocas rupturas son en las que no hay drama de por medio. Comencé a escribir esta nota días después de haber terminado una relación que compartía con el que, estaba yo segura en aquel momento, era el hombre de mi vida. Y no fue hasta después de un año de esto que pude terminar de escribirla. No se trata de un manual o una receta mágica, sino más bien de una serie de consejos que logré reunir a lo largo de estos meses y  fui guardando para mí y ahora deseo compartir con ustedes, esperando que les sea de alguna ayuda.

1. En esta historia, no hay víctimas, ni villanos, ni superhéroes

Sí, quizá esa inhumana persona te trituró el corazón y las ilusiones de la manera más cruel, pero eso no hace de él un villano, ni a ti una víctima. Sea que sus motivos para irse te parezcan injustos y egoístas, lo cierto es que nunca habrá una manera amable o gentil de terminar una relación cuando hay alguien que sigue enamorado y desea seguir. Acepta que todos tenemos derecho a cambiar de opinión, y todos somos libres de irnos en el momento que queramos.

2. No guardes rencores y no te arrepientas de nada

Sea que hayan durado un mes o tres años, el tiempo que estuvieron juntos fue porque ambos así lo quisieron. Que si hoy o más adelante te das cuenta de que la lista de defectos era más larga de la que anteriormente podías enlistar, no es motivo para que te la pases maldiciendo su recuerdo y el día en el que se conocieron. No te arrepientas de haber amado, no te culpes por haber confiado, aún cuando estés descubriendo que no es quien tú creías que era. El resentimiento puede ocasionar que, por mucho tiempo, esa persona te lastime sin siquiera estar presente en tu vida.

Mujer reflexionando
Fuente de la imagen: https://pixabay.com/

3. Cada persona siente, sufre y sana de manera distinta

Es muy común que, en algún momento, estemos desesperados por encontrar una fórmula mágica para olvidar a quien nos ha hecho daño. He ahí que, posiblemente, acudamos a un amigo para que nos aconseje o, ¿por qué no? el historial de nuestro navegador se llene de búsquedas parecidas a “10 maneras para olvidar a tu ex…”. Desgraciadamente, no existe una receta contra el mal de amores. A algunas personas les funciona tomarse un tiempo a solas, otros descubren su lado artístico, existen algunos que corren a instalar aplicaciones como Tinder, y también los hay quienes adoptan a una mascota… Puede que alguna de estas cosas te funcione o puede que no. El detalle está en probar y aceptar que si algo no funciona, es que ese algo no es para ti, por mucho que leas o te digan que es lo que hay que hacer. Experimenta, pero sobre todo, sé sincero al momento de preguntarte si lo que haces es una solución momentánea o realmente te está siendo de ayuda.

4. Cuida de tu persona

Lo peor que puedes hacer cuando tienes los sentimientos rotos, es maltratar tu cuerpo. No te hagas daño, y que esta etapa no sea excusa para descuidar tu alimentación, tus horas de sueño y tu higiene personal. No te arrojes a los brazos de ningún tipo de vicio, ¡al contrario! invierte el tiempo que sientes que te sobra en consentirte y en poner atención a los detalles que te harán llevar una vida más saludable. Aunque en estos momentos no tengas ánimos ni lo creas así, más adelante tu cuerpo y tu salud emocional te lo agradecerá.

Reflexiones después de un noviazgp
Fuente de la imagen: https://pixabay.com/

5. Valora lo bueno que tienes

No te fijes en lo que se ha ido, si no en lo que se queda y lo que puedes obtener en el futuro. Disfruta de tus amigos, de tu familia, de tu trabajo, de tus mascotas y, sobre todo, de tu propia compañía.

6. Haz del tiempo un amigo, no una excusa

“Todo lo cura el tiempo”, es una frase que lleva consigo mucha verdad, pero también, muchos mal interpretamos fácilmente. Sí, habemos a quienes nos toma un poco más de trabajo que a otros en dejar ir, pero tampoco podemos confiar en que el tiempo hará todo el trabajo. Yo no me atrevo a decir cuánto tiempo es “normal” dejar pasar para superar una ruptura, cuántos días es “demasiado pronto” o a los cuantos meses puedes considerar que te estás convirtiendo en un ex psicópata. Lo que puedo decir es que hay señales que nos pueden indicar que nos estamos estancando y debemos estar atentas a ellas y tomarlas muy en serio. Haz del tiempo tu amigo, sana a tu ritmo, pacientemente; y si notas que te está tomando demasiado trabajo, apóyate en otras personas para salir adelante.

7. Cada historia es distinta

Cuando el momento llegue, no tengas miedo de amar nuevamente por miedo a que todo pueda ser igual. Todo cambia. Incluso en este instante, ya no somos lo mismo que éramos ayer. Puede que nuestras próximas experiencias sean mejores o peores, pero nunca será lo mismo, y lo bueno de esto, es que siempre tendremos algo nuevo que vivir y algo nuevo que aprender.

Reflexiones tras un noviazgo
Fuente de la imagen: https://pixabay.com/

 

 

Nallely
Desarrolladora web, amante del cine del terror, los animales, la comida, la música y de los días lluviosos y fríos. Creo que no hay cosas que me hagan más feliz que ver a un perro moviendo su colita, un buen café o una tarde de películas comiendo pizza al lado de buena compañía.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: