La brevedad de la vida se resume en muchos instantes. El microcuento es un género literario por excelencia mexicano, en donde se exponen diferentes temáticas del día a día, breves pero contundentes, pueden ser alusiones a eventos que vivan en el imaginario colectivo, noticias, películas, novelas, a otros cuentos o incluso, referencias a íconos de la cultura contemporánea. La técnica del microcuento consiste en decir todo lo que puedas en unas cuantas palabras, tal es el ejemplo del microrrelato por excelencia de Augusto Monterroso:

El dinosaurio

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Este breve relato enmarca en siete palabras una bomba de ideas: es un cuento fantástico que utiliza la metaficción y el efecto Coleridge, también tiene interpretaciones políticas, ya que el partido político mexicano que hubo dominado el siglo pasado ha regresado al poder.

Las mini ficciones se han convertido en mi género favorito, son tan breves como me gustaría ser. A continuación, presentaré una serie de micro cuentos de mi autoría.

Isabel Rivera González

Cuento
Fuente de la imagen: Imagen de Pintirest.

Muerto de hambre

—Te entiendo, sientes inconmensurables ganas de acabar con tu vida.

—Sí, aunque si me invitas los tacos, se me pasan — contestó mientras tranquilamente se quitaba la soga del cuello.

(32 palabras)

Un joven héroe

Un apuesto revolucionario salió a las calles a protestar, era su primera vez e iba muy entusiasmado, la policía apareció y el chico corrió despavorido por los callejones de la accidentada ciudad. Al subir por una barda, tropezó, se enredó con una bandera mexicana y cayó al vacío. Perdió la vida, pero se convirtió en un héroe nacional.

(62 palabras)

Regalo de navidad

Querido niñito Dios: este año quiero un novio guapo, que sea un caballero, amable, sincero, sonriente, trabajador; que sea tan limpio como mi gato, quien con su lengua se baña a diario; que sea como mi café favorito, que me despierta por las mañanas y no me deja dormir en toda la noche. Que sea uno de esos con quién cenaría los fines de semana, y si sobra tiempo, comeríamos algo también. Bueno ese es mi único deseo este año, ya que mi marido me tiene un poquito aburrida.

(93 palabras)

Descuartizador

Era un hombre con semblante sombrío, como si no tuviera sentimiento alguno, su vestimenta estaba completamente manchada de sangre. Se le veía vocación por todo lo que hacía, lo delataba el brillo en sus ojos, desde que afilaba los cuchillos, hasta cuando rebanas los trozos de pellejo; destazaba la carne con un filoso filetero, de una manera muy natural. La habitación donde se encontraba era oscura y fría, al salir de ella sólo pronunciaba una frase: “¡Pásele, güerita!, ¿qué va a llevar?”

(83 palabras)

El Alcoholímetro

Son las tres de las mañanas y acabo de salir de un bar guapachoso, donde hube bailado cumbias durante horas, también he bebido bastante y me siento alcoholizado, sin embargo no le doy relevancia a este hecho y me subo a mi vehículo, manejo en estado de ebriedad, unos metros adelante, al dar la vuelta, me encuentro con un retén de alcoholímetro; la piel se me eriza y la sangre se me sube a la cabeza, incluso creo que la borrachera se me baja, lo que me espera probablemente es una noche enjaulado y una muy buena multa. La policía no me detiene y me siento el hombre más afortunado del mundo, supongo que en Guadalajara aún no prohíben a ebrios conducir sus bicicletas.

(120 palabras)

Batalla campal

El sol ha caído en el campo de batalla, La ofensiva fue fulminante, los soldados protegieron a sus majestades hasta el final, todas las fuerzas de combate dieron sus vidas y entre la tempestad fueron cayendo de uno en uno.

Parece que los adversarios de piel oscura ganarán la confrontación, están a punto de dejar a la reina sin cabeza, después irán por el rey, no tendrán piedad con él.

Ahora no hay estrategia que proteja al reino los hombres blancos y sólo se escucha un efusivo grito al sonar de las trompetas: “Jaque Mate”.

(97 palabras)

Amor Platónico

Tomaba una infusión de frutas en la cafetería donde me encontraría con mi mejor amigo, quién me diría algo muy importante, pensé con certeza que después de tantas aventuras juntos por fín me confesaría su amor y correspondería el mío, mi mirada no se despegaba de la entrada, y en un abrir y cerrar de ojos él estaba ahí, me incorporé rápidamente para saludarle y de reojo vi a un sujeto muy apuesto que parecía acompañar a mi amigo, y así fue, la taza se me resbaló de las manos cuando mi amor platónico pronunció las siguientes palabras: “Querida, te presento a Edgar, mi novio”

(107 palabras)

Causas y circunstancias excluyentes de la responsabilidad penal: en defensa propia

Él era un monstruo. Ella solamente se defendió.

(19 palabras)

El asesino

Me encuentro en un momento de verdadera angustia, corro desesperada para escapar del loco del cuchillo que me persigue. Como si no fuera ya bastante mi mala suerte, me tropiezo con una raíz en la banqueta, él eleva su instrumento mortífero y poco antes de que me haga pedacitos, despierto, empapada en sudor, de ese que huele a miedo.

(61 palabras)

 

Para leer minificciones existe el blog Ciudad Seva, donde existen diversos textos literarios de autores reconocidos en latinoamérica y el mundo.

Referencias

Sitio web de literatura: http://ciudadseva.com/

1 comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: