fbpx

Hace aproximadamente un año tuve la fortuna de haberme encontrado con este libro y desde el momento en que leí el título supe que iba a formar parte de mi biblioteca personal por dos sencillas razones:

  1. Me encantan los libros en los cuales los animales forman parte importante de la historia.
  2. Siento una profunda curiosidad sobre la práctica budista.

Pese a que el título por sí solo me cautivó, el libro superó todas mis expectativas, convirtiéndose así en una de mis lecturas favoritas.

“El gato del Dalai Lama” es una novela cuya historia gira alrededor de una gatita que es adoptada por quien es uno de los líderes espirituales más reconocidos del mundo y su estadía en el Tíbet. A través de una lectura conmovedora, divertida y extraordinariamente amena, David Michie (autor) nos comparte, con ayuda de pequeñas situaciones ficticias de celebridades que llegan a visitar a su Santidad, una historia en la que se toca, entre muchos temas, el amor, la amistad, la compasión y las numerosas cualidades que los seres humanos compartimos con los demás seres vivos pero que muchas veces tendemos a ignorar.

Debo aclarar que este fue mi primer libro cuyo tema principal era el budismo y, puedo asegurarles, no es necesario tener algún tipo de conocimiento previo para entenderle. La historia se desarrolla sin hacer uso de conceptos complejos y, durante toda la lectura, te va contagiando la sensación de que la búsqueda de la paz y la felicidad no es tan complicada como a veces solemos creer.

Uno de los temas principales del libro es que la felicidad se obtiene al proporcionar felicidad a los demás. También se centra mucho en la manera en que los seres vivos, sin importar de qué especie seamos, tenemos en común el deseo de ser felices y evitar el sufrimiento.

En lo personal, y aunque me falta mucho por aprender del tema, la filosofía budista me parece una de las creencias más hermosas que puedan existir. Soy coleccionista de frases, y este libro trajo consigo varias con las cuales me gustaría cerrar esta nota.

“Para todos los que tenemos conciencia, nuestra vida es muy preciada; por lo tanto, necesitamos proteger con gran ahínco a todos los seres sensibles. Asimismo, necesitamos reconocer que compartimos con ellos los dos mismos deseos fundamentales: el deseo de disfrutar de la felicidad y el de evitar el sufrimiento.”– El gato del Dalai Lama

“La mayoría de la gente cree que su única opción es cambiar las circunstancias, pero éstas no son la causa verdadera de la infelicidad. La infelicidad tiene que ver más con la forma en que asimilamos las circunstancias.” – El gato del Dalai Lama

“Es una paradoja increíble, que la mejor forma de obtener felicidad para uno mismo sea dándola a otros.” – El gato del Dalai Lama

“Así como la sombra sigue al cuerpo, nosotros nos convertimos en lo que pensamos.”– El gato del Dalai Lama
“Se nos olvida que sólo es cuestión de tiempo antes de que las cosas cambien y tengamos que modificar nuestra perspectiva una vez más.”– El gato del Dalai Lama

“Todo ser vivo se esfuerza por alcanzar la felicidad, todo ser quiere evitar las distintas formas de sufrimiento. Los otros no son solamente objetos o cosas que podamos usar para beneficiarnos.”– El gato del Dalai Lama

“La grandeza de su nación y su progreso moral se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.”– El gato del Dalai Lama

“El karma nos conduce a todo tipo de situaciones inesperadas. Ésta es otra razón por la que debemos comportarnos con amor y compasión hacia todos los seres vivientes. Nunca sabemos en qué circunstancias nos volveremos a encontrar con ellos, y a veces el reencuentro sucede en esta misma vida.”– El gato del Dalai Lama

“El miedo es el instinto que le impide a mucha gente realizar actos que muy en el fondo sabe que la liberarán.”– El gato del Dalai Lama

 

Referencias

Fuente de la imagen: http://queleerquequieroleer.com

Nallely
Desarrolladora web, amante del cine del terror, los animales, la comida, la música y de los días lluviosos y fríos. Creo que no hay cosas que me hagan más feliz que ver a un perro moviendo su colita, un buen café o una tarde de películas comiendo pizza al lado de buena compañía.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: