Receta de pechugas al cordon bleu

No les voy a mentir, quería sacarme de la manga una receta navideña o algo bonito al estilo postre que pudieran preparar en estas fiestas y así sorprender a sus comensales. Por tanto, me di a la tarea de buscar mi viejo recetario de la secundaria (por que sí, yo llevaba clases de “Técnicas Culinarias” y, aún así, hoy en día, se me quema el agua) por que según yo, ahí había una receta navideña bonita.

En fin, que no la encontré, pero si me topé con una receta sencilla y que estoy segura han visto que sirven en más de una fiesta de XV años, boda o reunión, y esta es: Pechugas al Cordon Bleu.

chicken-cordon-bleu-2


Quizás ya estén hasta la coronilla de esta receta en ese tipo de fiestas, pero otra cosa es cuando alguien las hace caseras y las sirve en una reunión, como plato complementario en una cena navideña (aunque el pavo sigue siendo lo mejor) o si quieren darle un poco de variedad en sus cenas de Año Nuevo, por mencionar algunas fechas cercanas por el mes.

Si de plano todo falla, no está de más variar el menú diario en nuestra casa con algunas recetas distintas o combinaciones no usuales, por lo que al menos por ello estoy segura que les podría ser de utilidad esta receta.

Sin más preámbulo, les paso esta sencilla pero bonita receta, directa de mi recetario con, aproximadamente, 7 años de antigüedad.

Ingredientes (para 6 porciones):

  • 6 piezas de filete de pechuga de pollo.
  • Salsa inglesa.
  • 6 rebanadas de jamón.
  • 6 rebanadas de queso de su preferencia (manchego, chihuahua o algún otro que se derrita con facilidad).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • 3 huevos.
  • 1 y media bolsa de pan molido.
  • Aceite.
  • Palillos.

Procedimiento:

  1. Se pone a macerar (ablandar) las pechugas en la salsa inglesa, sal y pimienta por algunos minutos. Mientras tanto, se rompen los 3 huevos en un bol y se baten un poco.
  2. Después, se coloca en cada una de las pechugas una rebanada de jamón y una rebanada de queso.
  3. Se doblan sobre sí mismas formando un rollito. Se cierran con palillos por los lados, asegurándose de que no se abrirán.
  4. Se pasan los rollitos por la mezcla de huevo y posteriormente por el pan molido.
  5. Una vez se tienen todos los rollitos listos, se empanizan y se doran en aceite considerable hasta que toman un color tostado.
  6. Se sirven inmediatamente para que estén calientes y se aprecie el queso derretido.

Como leen, no es nada del otro mundo, y las pueden acompañar con una ensaladita, pasta, una crema, puré de papa, bañadas en salsa blanca, entre otras. Hay muchas opciones que quedan bastante bien según sus gustos.
Es un plato fuerte flexible (irónicamente) e incluso pueden modificar la receta a conveniencia, por ejemplo, en mi casa se suele usar galletas saladitas (nota no patrocinada) molidas para empanizar y, a mi parecer, le da un sabor peculiar y delicioso.

Todo es cuestión de que se pongan a experimentar con la receta misma o con los acompañamientos y pueden darle la sorpresa a alguien en estas fiestas o en un día común y corriente con este platillo distinto.

¡Nos leemos hasta otra!
Posdata: A ver si busco entre mis recetarios viejos y les sigo trayendo recetas que me encuentre enpolvadas por ahí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s