¡Llegaron nuestros vecinos norteamericanos!

!Así es! Y llegaron sin pasaporte ni visa, ya que ni siquiera se detienen en la aduana. ¿De quién hablo? De nuestras aves migratorias, mariposas y otros animales. ¿Pero qué vienen a hacer exactamente a los países latinoamericanos? ¿Para qué tomarse la molestia de un viaje tan largo y exhausto de miles de kilómetros solo para llegar a alegrar nuestros jardines?

Más que abandonar el sueño americano que muchos migrantes latinoamericanos persiguen, estos pequeños animalitos responden a razones más biológicas e históricas. En los documentales observamos alguna vez las grandes migraciones de diversos animales como ciervos, ñúes, peces, mantarrayas, ballenas, mariposas, entre otros animales, por lo que la migración es un fenómeno bastante extendido entre todos los animales y se da prácticamente en todos los rincones del planeta. Pero, ¿por qué sucede esto?

migracion-aves

Primero, para considerar que una determinada especie o grupo de animales se le denomine como migratorio debe cumplir con ciertos requisitos. Uno de estos es que los viajes que se realizan son cíclicos, es decir, siguen una regla general de cada determinado lapso de tiempo que usualmente es cada año. Estos viajes además deben ser de ida y vuelta. Es como las vacaciones familiares que frecuentamos cada navidad, donde vamos a visitar a nuestros familiares y posteriormente regresamos a casa. No obstante, el viaje completo no necesariamente debe ser completado por el mismo individuo. Esto es lo que sucede con la mariposa monarca. Se necesitan de varias generaciones para completar el viaje desde Norteamérica hasta México. Así pues, las mariposas van dejando sus huevecillos en algún punto del viaje, sus larvas crecen, maduran, avanzan cierta trayectoria y antes de morir dejan sus huevecillos nuevamente, y el ciclo se repite.

mariposas-monarca

Esto es entendible hasta cierto punto, pues se trata de animales pequeños de vida muy corta. En cambio, los animales más grandes que viven varios años, los viajes completos los realiza un mismo animal, y no solo eso, pueden realizar varios viajes en toda su vida. Esto sucede por ejemplo con las ballenas, otros mamíferos y aves. Pero, ¿qué impulsa a un animal a moverse de la comodidad de su hogar?

Este tema ha creado mucha polémica entre la comunidad científica y hasta la actualidad es uno de los fenómenos que se siguen estudiando. Anteriormente existía el conflicto de si las migraciones eran innatas o aprendidas, y la respuesta es… que ambas.

En algunos animales la migración es algo innato, es decir, su cerebro viene codificado para emprender el viaje sin necesidad de que otro individuo le enseñe o muestre la ruta. Esto es lo que sucede por ejemplo con el salmón. Algunas investigaciones incluso mostraron que cuando cruzaron dos especies distintas de salmón que poseían diferentes rutas migratorias !los hijos tomaban una ruta a medias entre una ruta y otra!

migracion-peces

En el caso de mamíferos y aves sucede algo más complejo. Su cerebro viene codificado con cierta predisposición para viajar y qué dirección tomar… !pero necesitan aprender los detalles de la ruta! Por ejemplo, en aves esto se define como saber qué paradas de descanso tomar, qué lugares para comer son seguros y finalmente qué sitios son los mejores para llegar. Un ave que no logra aprender esto, aunque suene algo banal, corre riesgo de perderse a medio camino, desviarse, y finalmente morir. Imagínate que eres un pato migratorio, aunque sepas que debes viajar hacia el sur, si no sabes a qué lagunas llegar o más aún, no sabes dónde están, seguro no aguantarás un viaje tan largo desde Canadá hasta Colombia.

patos-migratorios

Ahora nuestra pregunta final ¿por qué viajar tanto? Esto es debido a los ciclos estacionales de nuestro planeta. No es lo mismo pasar el invierno que el verano en Canadá. Es por esto que muchas de las aves de Norteamérica prefieren migrar a países con climas más tropicales como México y Sudamérica durante el otoño-invierno. Dicho esto, cabe presumir que México es uno de los países con mayor número de aves, entre ellas migratorias. De las aproximadamente 1,000 especies de nuestro país (que representa el 10% de todas las especies de aves del mundo), un poco más de la mitad de nuestras especies las compartimos con Canadá y EUA cada primavera-verano.

Por lo que, si en estos días te encuentras aburrido, quizá podrías echar un vistazo por la ventana a tu jardín y saludar algún vecino norteamericano que ande de paso. Después de todo, ¡quizá no lo vuelvas a ver hasta el año que viene!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s