Las frutas de Japón: unas verdaderas joyas

Muchas veces, si queremos una fruta, podemos ir al supermercado más cercano de nuestra casa y encontrar una gran variedad de frutas a precios accesibles, pero en Japón el simple hecho de comprar una fruta no es tan simple ni tan económico como lo es aquí en México. De hecho, en Japón, regalar una cesta de frutas es considerado un regalo muy exclusivo y elegante,  pero ¿por qué la fruta es tan cara?

japon-fruta-de-lujo

El motivo es que existe toda una tradición al momento de cultivar las frutas, tienden a mantenerse en las mejores condiciones climáticas, a no utilizar fertilizantes dañinos, libres de cualquier agente radioactivo y cultivadas con mucho cariño. Estas frutas de formas y colores perfectos, con una sublime textura y un aroma embriagador; además de que por lo regular están presentadas dentro de alguna caja de madera tajada con varios adornos,  se venden como si se trataran de exquisitas joyas, más que como una fuente de nutrición vital para las personas.

Estas frutas por lo regular se llegan a vender en subastas, las cuales alcanzan una suma extravagante para pagar por solo unas cuantas piezas, también hay tiendas “gourmet”  localizadas en centros comerciales lujosos donde se pueden encontrar estas frutas, y en esta clase de lugares no solo se encuentra disponible el producto, los japoneses son tan detallistas para esto que en varios establecimientos cada fruta cuenta con una ficha técnica que puede incluir datos sobre la procedencia de este, sobre el cultivo e incluso una foto del agricultor sosteniendo con orgullo el resultado de su arduo trabajo. Incluso hay tiendas que van aún más allá de eso y ponen una serie de fotos de el crecimiento de la fruta, desde que apenas es un pequeño brote hasta su empaquetado definitivo, haciendo aún más énfasis al carácter artesanal que impregna cada producto.

Aproximadamente algunas frutas tienen los siguientes costos (pueden variar los precios, pero al menos es para tener alguna idea general de por cuanto andan):

  • Racimo de uvas rojizas unos 262 dólares.
  • Sandías cuadradas unos 199 dólares.
  • Un simple melocotón unos 16 dólares.
  • Una sandía de gran tamaño, conocida con el nombre de “huevo de godzilla”, unos 198 dólares.

Cabe decir que también en Japón se pueden encontrar frutas no tan sofisticadas como estas, que son para consumo más diario, pero si se compara con los precios de aquí del país siguen siendo algo costosos y elevados.

Y ustedes, ¿qué piensan sobre esta tradición del extravagante cuidado que se les da a las frutas? Yo, en lo personal, por esos precios y de lo bonito que son, no me darían muchas ganas de comerlos, de cierta forma me sentiría culpable al comer algo tan bonito y que nació con tanto esmero, aunque tampoco sería bueno desperdiciarlo por todo el esfuerzo que se le tuvo a cada pequeña pieza.

Gracias por la lectura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s