¿Te ha pasado, al igual que a mí, que más de un día te has despertado con la firme decisión de que dejarás de comer carne, sea cual sea la razón que te motive a ello? ¿Te ha pasado que comienzas excelentemente, pero conforme pasa el tiempo se complica más y más?  Y es que uno podrá estar muy convencida y nuestra motivación podrá ser muy grande, pero el ritmo de vida en la ciudad no lo hace nada fácil. La falta de tiempo y la falta de opciones hacen que, tarde o temprano, corras al puesto de tacos o a la fondita de la esquina, en donde raramente tienen opciones vegetarianas en el menú.

¿Quieres dejar de comer carne, pero uno o varios de estos problemas te pasan a diario?

  • Prefieres invertir tu tiempo en otras actividades, a pasar horas cocinando.
  • La estufa y tú no se llevan precisamente bien.
  • Vives sola/solo.
  • Tu mamá o el familiar con el que vives y cocina en casa, se niega a hacer menús vegetarianos.
  • Cuando piensas en comida vegetariana sólo puedes pensar en ensaladas, de las cuales no eres muy fan.
  • La vez que visitaste un lugar donde vendían comida vegetariana te fuiste de espalda por los desorbitantes precios.
  • Cuando piensas en “comida vegetariana” sólo se te viene a la mente la palabra “soya”.

Si es así, espero que las siguientes recetas que te comparto te sean de ayuda. Son recetas que yo uso en mi día a día y me parecen deliciosas, muy fáciles de hacer y económicas (¿Es necesario agregar que, además, son muy nutritivas?). Te aseguro que, con ninguna de ellas, te tomarás más de 20 minutos en prepararlas. ¡Échales un vistazo y ojalá te animes!

TINGA DE ZANAHORIA Y NOPAL

TACOS DE JAMAICA CON GUACAMOLE

TACOS DE FRIJOL CON NOPALES

Si te animaste a cocinar alguna de estas recetas y, al igual que yo, cada vez que tocas un cuchillo es toda una aventura, por favor compártenos tu experiencia en un comentario. ¡Un saludo!

 

Nallely
Desarrolladora web, amante del cine del terror, los animales, la comida, la música y de los días lluviosos y fríos. Creo que no hay cosas que me hagan más feliz que ver a un perro moviendo su colita, un buen café o una tarde de películas comiendo pizza al lado de buena compañía.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: