El canto de las aves: una oda ¿al sexo y al interés?

Es sabido que con la llegada de la primavera todo comienza a pintarse color rosa: las flores crecen, las aves cantan, las golondrinas llegan y se respira el amor en el aire. Y a pesar de que nos encontramos al final del verano, si somos lo suficiente observadores, escucharemos todavía muchas de las aves cantar en nuestro jardín. Pero se han preguntado en algún momento ¿qué cantan exactamente las aves? La respuesta es más cachonda de lo que creen.

Adult maleLitchfield

En la mayoría de las aves, la llegada de la primavera solo indica una meta: hay que reproducirse. Esto porque el aumento de horas luz del día y el aumento de temperatura pone a andar la maquinaria hormonal, haciendo que la testosterona, la principal hormona masculina, se eleve en los machos y les de por cantar serenatas en las ramas más altas a cuanta doncella se detenga a escuchar. Pero más que una canción de amor, lo que escuchamos es una canción de guerra.

Además de atraer hembras, el canto en las aves y en muchos otros animales, sirven para delimitar un territorio. El ser “dueño y señor” de media arbolada trae muchas ventajas: hay más lugares para anidar y con ello, más hembras para ti (aunque siempre hay coscolines que se salen con la suya y ni te enteras). Como cualquier buena hembra, estas se interesan porque a sus pequeños no les falte comida y un lugar seguro donde puedan crecer hasta abandonar el nido. No es lo mismo casarse con quien tiene cinco departamentos en una zona residencial que quien tiene cinco departamentos en un barrio popular a la orilla del ferrocarril. Por esto, los machos compiten por quedarse con la mejor parte de la arbolada ¿y cómo lo hacen? ¿se pelean a muerte? vamos, estamos hablando de seres altamente inteligentes y civilizados. Hasta ellos saben que la mejor manera de demostrar quién es el más galán y quién conseguirá más noches de pasión con bellas damas, es cantando.

Bokmakierie bird - Telophorus zeylonus

Estas competencias suceden de una forma muy curiosa, que en inglés llaman Song matching. Las aves tienen un repertorio de canciones (!así es! !no siempre cantan lo mismo!), y cantan sus canciones favoritas para que todo el mundo se entere que el espacio ya tiene dueño. Pongamos de ejemplo chusco, que a un macho le gusta cantar canciones de Alejandro Fernández. Si de pronto nuestro amigo Alejandro nota que su vecino Juan (porque le gusta cantar las de Juan Gabriel), está invadiendo unos cuantos árboles suyos, entonces Alejandro empieza a cantar canciones de Juan Gabriel para indicarle exactamente a Juan (y no a Arjona, ni a Ricky ni a otro vecino), que no le gusta su presencia ahí. Si llegara a suceder que Alejandro cantara mejor las canciones que el mismo Juan, es posible que este mejor se retire y busque un barrio más tranquilo donde pueda resaltar como el ídolo del lugar, y Alejandro seguiría siendo el dueño de la mejor parte de la arboleda.

Es por esta razón que a las hembras les gusta no solo quien les cante bonito, sino quienes tengan un gran repertorio de canciones. No es por romance, es por interés. Un macho, entre más canciones sepa, podrá desafiar más vecinos y asegurarse de que el territorio siga siendo suyo hasta el final de la temporada. !Imagínate que ya habéis puesto los huevos a incubar y tu macho sea corrido de tu casa! !que horror! El macho que llegue no va a cuidar de ti ni de tus hijos, por lo que es importante elegir bien antes de aparearte y verte obligada a sacar adelante a tus hijos tú sola después.

Y hay quienes abusan de la preferencia de las hembras y se vuelven todos unos trovadores, como el centzontle, el mulato y otras aves de la familia Mimidae. Estas aves no conformes con cantar los cantos de su especie, les gusta cantar e imitar cantos de otras especies. Es como imaginarse que nuestro amigo Alejandro empezara a cantar además de las suyas, canciones en francés, coreano y hasta japonés. En estos imitadores la competencia escala a nivel internacional y el que cante más idiomas distintos será el mas sexy e ídolo del lugar.

Ahora que saben esto chicas, la próxima vez que un chico les lleve serenata a su balcón, no se dejen impresionar tan fácil. Mejor reúnan a varios pretendientes y pongánlos a competir quien canta mejor tus canciones favoritas. !Que cualquiera puede cantar bonito, pero pocos tienen el talento para quedarse hasta el final!

Northern Mockingbird

Anuncios

Un comentario en “El canto de las aves: una oda ¿al sexo y al interés?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s