Tiempo ¿enemigo o aliado?

tiempoSin duda alguna la mayoría de las personas nos quejamos de que el día no nos ajusta para terminar o completar nuestras actividades. Algunas veces por más que lo intentemos o busquemos la forma de coordinar nuestras actividades de nuevo no alcanzamos a realizarlas, esto a veces nos puede llegar a hacer sentir mal con nosotros mismos por no lograr nuestros objetivos planteados al principio del día. Sin embargo, el sentirnos mal solo nos roba energía que pudiéramos usar en completar nuestras actividades.

Después de que un día no logramos terminar lo que teníamos planeado al día siguiente nos volvemos a despertar con el objetivo de cumplir las metas de ese nuevo día que comienza, el resultado puede ser que lo logremos, o que de nuevo nos quedemos a medias o incluso ni empecemos lo planeado. Cuando luchamos por concretar nuestras actividades del día a día sin lograrlo, aparte de sentirnos mal con nosotros mismos, al seguir intentando terminar todo caemos en un estado de estrés que generalmente no es sano, además de que no disfrutamos de lo que hacemos o del lugar donde estamos porque siempre tenemos prisa. De esta manera caemos en un círculo vicioso que empieza en la mañana del día con motivación, y termina en la noche con estrés y cansancio.

Hasta que cierto día nos damos cuenta que nuestra vida se va gastando en ese círculo sin resultados, algunas veces en cuanto nos damos cuenta de eso tenemos la oportunidad de detenernos, pensar y observar qué queremos cambiar y cómo, pero existen otras en que ya estamos tan comprometidos con la rutina que no nos atrevemos a detenernos y observar por diversas razones, entre ellas quizá miedo al “¿Qué pasa si me detengo?”, sin embargo aunque no lo hagamos en ese momento llegará el tiempo en que quizá las cosas dejaran de tener buenos resultados, y tal vez en algún momento las circunstancias nos obliguen a detenernos y observar que es lo que debemos cambiar, entre ellas está la salud o la perdida de algún familiar.

Por ello mismo es recomendable siempre valorar lo que se tiene en el momento presente y ver qué es lo que no se quiere seguir cargando o realizando, para al quitar estas cosas que no nos sirven puedan entrar nuevas actividades y hábitos a nuestra vida diaria.

Lo podríamos explicar con lo siguiente, veamos nuestro día como una mochila que cargamos a diario, la mochila tiene cosas buenas y malas dentro, mientras no esté llena podremos meter cosas nuevas ya sean malas o buenas, sin embargo cuando esté llena tendremos que detenernos a ver qué sirve, qué queremos seguir conservando y qué no, es aquí cuando nos vemos obligados a detenernos y observar que es lo que estamos cargando y no nos sirve para sacarlo y poder meter cosas nuevas que consideremos sean buenas y en verdad queramos.

Lo anterior no es fácil de realizar, pero con el andar del tiempo puede llegar a ser una buen hábito, así como decidir hacer aliado o enemigo al tiempo, pues como dice cierta frase “Todo es importante, porque solo a través de las cosas pequeñas se puede hacer una gran cosa”. -Joan Manuel Serrat

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s