La Navidad desde el punto de vista de una “Grinch”

Desde que tengo uso de razón la navidad siempre ha sido una fecha muy esperada por la gente en general, los niños por la razón de los regalos del niñito Dios y por las vacaciones escolares, los adultos quizás por las vacaciones probables que esperan en su trabajo o el aguinaldo.

De niña observaba el entusiasmo de todos por tan esperado día. Pero a pesar de esa afluencia de personas que te querían hacer ver que la Navidad era la mejor fecha de todas, mi yo interior se rehusaba a sentirse parte de la navidad, puesto que había algo que no me hacía sentir cómoda con dicha festividad.

Entre tales motivos puedo mencionar:

  • El frío que se siente excesivo en esta temporada, tomando en cuenta que soy una persona bastante friolenta que adora el calor.
  • La sociedad en general que te hace sentir obligado a dar presentes, ya que si no lo haces se te verá siempre como una persona egoísta y tacaña, y se siente aún peor cuando se te incluye en los intercambios sin tu consentimiento y a veces con personas que no te agradan.
  • El peligro presente en las calles, debido a personas que con poca estabilidad económica realiza actos de delincuencia por la desesperación de conseguir dinero para regalos.
  • Los problemas familiares derivados de una mala organización en la cual no se cumple o no se llega a un acuerdo y por tal motivo genera molestia entre los integrantes de la familia.

Todas esas razones tenían gran peso sobre mí y fuera de sentirme feliz, incluso llegaba a sentirme molesta y sin ese famoso “Espíritu Navideño” del que siempre se habla.

Muchas veces me pregunte si de verdad era tan malo el hecho de yo sentirme así, pero creo que a pesar de que muchas personas me consideran como una “Grinch”, para mi existe algo más importante que solo dar regalos y ver por mis propios intereses. Y ese motivo tan importante es el nacimiento del hijo de Dios. Yo creo que en este día somos nosotros los que debemos de tener una gratitud hacia Él demostrándolo al tener una buena actitud, nobleza y amabilidad hacia el prójimo siendo esto el mejor obsequio que podemos dar.

Esos verdadero regalos los veo reflejados en la cena de Noche Buena porque es allí donde observo la cercanía de todos, que aunque fuera de casa estemos, dentro se siente un calor especial, y los regalos que se llegaron a comprar aun con el sentimiento de obligación, al ser entregados y ver a la persona feliz por tan inesperada sorpresa creo que es cuando puedo decir “Que bien se siente dar” 😀

Para finalizar concluyo que no puedo obligar a las personas a amar o no a la navidad. No puedo obligar a nadie a dar o no dar regalos, pero sí me gustaría enfatizar que independientemente de si se decide comprar un regalo costoso o no, siempre procuren dar lo mejor de ustedes, con una buena actitud o con algún gesto de amabilidad a sus semejantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s