“Campos de concentración” en E.U.A. y México

El mes pasado leí una de las obras de la aclamada escritora chilena Isabel Allende, titulada “El amante japonés”.

A decir verdad a pesar de que me atrajo mi fanatismo por la cultura japonesa, mi gusto por el realismo mágico y el trabajo de Isabel Allende en el best seller “La casa de los espíritus”, “El amante japonés” NO me gustó mucho.  Pareciera un montón de cosas que están de moda forzadas a estar juntas a través de la historia de los personajes, cosas como la cultura japonesa, la segunda guerra mundial, los problemas que enfrentaron los judíos por aquellos entonces, las novelas de fantasía y juegos de video. También habla un poco acerca de la prostitución en los países de Europa del Este y de la pornografía infantil.

Sin embargo, sí aprendí un par de cosas nuevas del libro. La que llamó más mi atención fue que en Estados Unidos hubo un “campo de concentración” llamado Topaz en donde debieron permanecer, a partir del ataque a Perl Harbor, todos los japoneses, incluso aquellos nacidos en Estados Unidos de América de primera generación, los “nikkei americanos”.

La razón por la que escribo entre comillas “campo de concentración” es porque en realidad el término utilizado para estos lugares era “War Relocation Center”, que significa en español “Centro de reubicación de la Guerra”.  Parece que no es posible comparar este tipo de lugares con el infierno alemán Auschwitz en donde perecieron miles de judíos, ya que por su parte en los centros de reubicación se mantenía encerrada la gente japonesa, pero no eran víctimas de torturas, aunque si tal vez de castigos menores, discriminación y hambre.

20-1425a

Topaz: Centro de Reubicación

Topaz estaba localizado en Utah y tenía una extensión (según la wikipedia) de poco más de 8000 hectáreas, casi 4 veces más grandes que el Manzanal, otro centro de reubicación para nikkei que es probablemente el más famoso en su tipo.

En febrero de 1942 el presidente Roosevelt de los Estados Unidos de América ordenó mover a 120,000 residentes japoneses a 10 lugares que se encontraban en los estados de Arizona, Arkansas, California, Colorado, Idaho, Utah y Wyoming.

No tengo idea  de la forma en que llevaban su vida las personas que estaban en estos campos, de hecho Isabel Allende habla un poco sobre esto en su libro a través de los ojos del personaje imaginario Ichimei Fukuda.

Sin embargo, no creo que estar encerrado en barracas, rodeado por el desierto, comiendo mal y vigilados por los soldados americanos por quienes eres considerado un traidor de otra raza, sea una condición muy buena para vivir. Cabe destacar que, además, durante los años que las personas estuvieron encerradas en estos lugares, perdieron todo lo que tenían como sus casas y negocios.

Ahora bien, platicando sobre esto con un amigo, él me contó que en México también hubo este tipo de centros de reubicación durante la Segunda Guerra Mundial, en “solidaridad” con las potencias aliadas.

Uno de ellos fue el campo de Perote, Veracruz, pequeña ciudad vecina de mi tierra natal Altotonga. El centro de reubicación de Perote fue creado en 1942 y cerrado en 1945 al terminar la guerra y albergó en la “Fortaleza de San Carlos” a 500 extranjeros italianos, alemanes, japoneses y de otras naciones. Muchos de los individuos alojados ahí habían sido considerados como espías, saboteadores o habían repartido propaganda a favor de los países del Eje, por lo que eran considerados como “riesgo nacional”.

00947_002713

Fortaleza de San Carlos, Perote, Veracruz

No he encontrado información bien referenciada acerca de otros centros de reubicación pero, por lo que me amigo me comentó, existió otro en Michoacán y probablemente en Chiapas.

Creo que lo que me consternó de este tema es que siempre he vivido oyendo y estudiando acerca de los terribles campos de concentración Nazi, y nunca imaginé que algo con el mismo principio pudiera existir en Estados Unidos, y menos en México. Lugares en donde eres encerrado “sólo por ser quien eres”, ser juzgado por tu condición de ser y no de hacer.

Finalmente, me gustaría dejarles algunas sugerencias para leer más acerca de este tema.

  • Libro “El Amante Japonés” de Isabel Allende
  • Libro “Journey to Topaz” de Yoshiko Uchida, notable habitante del centro Topaz.
  • Artículo “The War Relocation Center” del Gobierno de los Estados Unidos.
  • Artículo: México declara la guerra a los países del eje en “Artes e Historia de México”.
  • Libro “Perote y los nazis” de Carlos Inclán Fuentes, que se menciona en el artículo de la Gaceta UNAM en este link.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s