Preguntas y respuestas correctas

Recientemente cambié de empleo. Lugar nuevo, gente nueva y condiciones totalmente distintas a las de antes. Desde que tomé la decisión de expresar mi identidad de género mixto y fluido en todos los ámbitos de mi vida, nunca había recibido preguntas directas sobre alguno de los aspectos de tal expresión hasta hace más o menos un mes, que una persona en el trabajo preguntó por qué me pinto las uñas y por qué las uso largas, lo que me hizo pensar en dos cosas: 1) la “confianza” de la gente conocida la hace más desconfiada o más “prudente”, y 2) no había pensado nunca una respuesta breve para explicar nada relacionado a mi persona.

En esta ocasión hablaré sobre lo segundo. Lo que pasó por mi mente fue un agresivo “porque quiero y porque puedo”, aunque, por motivos de practicidad di una respuesta evasiva y vaga. La idea se quedó rondándome la mente, y después de un rato llegué a la conclusión de que la respuesta correcta a la pregunta que me hicieron es “he tenido el valor de responderme las preguntas correctas”.

Hay dos pasos implícitos en esa frase, para asumir nuestra propia persona: hacer una pregunta importante y tener el valor de responderla con honestidad. Normalmente creemos que la razón por la que las personas no vivimos como queremos ni hacemos las cosas que necesitamos es porque no tenemos el valor de asumir la realidad, pero durante mucho tiempo yo no podía si quiera darle forma a esa realidad que era la mía, no existían en mi cabeza las palabras para explicarme mi sentir hacia mi persona y no podía darle rumbo a mis acciones. Asumir una realidad requiere comprender esa realidad.

Mis preguntas eran “¿qué eres? ¿qué quieres de tu persona? ¿qué hace falta? ¿por qué te gusta lo femenino? ¿por qué no te identificas como una mujer completamente?”. Antes de toparme con las ideas de “género mixto” y “genero fluido” (y posteriormente el concepto de espectro y dimensiones del género), me topé con los conceptos de “travestismo”, “cross dresser”, “travestismo heterosexual”, “transgénero”, “transexual”…y ninguno de ellos describía mi realidad. Los conceptos me dieron cierta tranquilidad, la de darme cuenta que mi caso no era el único.

Aunque cuando al fin me llené de información, me di cuenta que la idea de género es intrascendente en lo que hago, porque lo haría aunque no tuviera nombre, porque no todo lo que nos gusta y nos hace bien requiere una etiqueta: las personas a las que les gusta el helado no tienen un nombre, las personas a las que les gusta ver series de política no tienen un nombre, y así con muchas cosas.

¿Por qué salgo a la calle como una persona con identidad masculina y femenina al mismo tiempo? Porque un día, mirando atuendos catalogados como “masculinos” para dama, tuve una sensación agradable al imaginarme con uno de ellos.

¿Y por qué uso las uñas largas y me las pinto? Bueno…porque quiero y porque puedo…ciertamente no se necesita ser una persona con género mixto para tener gusto por las uñas pintadas, simplemente se requiere quitarse el lastre del miedo a lo desconocido y aceptar el resultado.

Cuando hablé con mi hermano sobre mi identidad de género y le mostré fotos de mi expresión totalmente femenina, me dijo “solo te quiero pedir que mi hijo no te vea así”, a lo que yo respondí: “voy a acceder a tu petición, pero quiero que te des cuenta que yo no necesité ver a nadie para ser como soy, y que me habría encantado ver a alguien para poder hacerme las preguntas correctas mucho antes”.

Me pregunto si algún día, en vez de inculcarle a las futuras generaciones nuestras ideas, nuestros miedos, prejuicios y reticencias, llegaremos a regalarles herramientas para que definan sus propios valores, sus propios gustos, sus propios conceptos, y dejen de temer a sus propias personas, y dejemos de temer a las personas de nuestros hijos, dejemos de temer que no sean como nosotras, que no sean como los demás. Seguro falta un buen trecho para eso.

Mon Yumeé

Anuncios

2 comentarios en “Preguntas y respuestas correctas

    • Mucho depende de nosotras y de todas las personas que así sea, Esther. Tomemos en nuestras manos la tarea de abrirle puertas nuevas a las siguientes generaciones. Muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s