La educación y las nuevas tecnologías

Recuerdo que cuando era niña, cada vez que hacía una tarea de investigación sacaba todos los libros que tenía mi mamá, luego iba a visitar la casa de mi tía, a veces la biblioteca de la preparatoria e incluso una qué otra vez mi mamá le pedía prestados libros a los vecinos, por si no encontraba las tareas.

Cuando era niña todas mis tareas de investigación las sacaba de libros o de las clásicas “láminas” de la papelería más cercana. También recuerdo que a veces las señoritas que brindaban atención en la papelería se tardaban mucho tiempo en encontrar la lámina o la “biografía” que buscaba y yo nerviosa porque ya quería terminar la tarea para que mi abuelita me dejara ver la televisión a gusto.

También recuerdo que hace un par de años cuando me alejé un poco de la escuela y me empecé a dedicar al trabajo me atreví a decir “Qué fácil parece ser estudiante ahora, con celulares, computadoras laptops y un montón de cosas a tu disposición”. Después cuando entré a estudiar me di cuenta que ninguna tecnología puede sustituir tu ingenio, creatividad, curiosidad y capacidades propias, pero ¡Ah cómo ayudan!

Creo que uno de los beneficios más importantes de el uso de la tecnología en la educación puede estar en las ciudades más pequeñas. Yo no se como habrá sido ser criado en una ciudad como Xalapa o la Ciudad de México, pero supongo que las personas tenían más recursos a su disposición para investigar.

En algunas ciudades pequeñas como en la que yo nací, la personas no tenemos la cultura de visitar la biblioteca e incluso no todos tienen la cultura de leer, porque para los que no son hijos de maestros, doctores, ingenieros o ricos, es muy difícil conseguir un libro (o al menos lo era en mi época).

En mi pueblo por ejemplo había una biblioteca pública, pero no había librerías. Lo más cercano era algunas papelerías que traían los libros “didácticos” que pedían los maestros en las principales escuelas de la ciudad. Sin embargo si querías leer un libro por gusto tenías que ir a otro lugar, el más cercano la ciudad de Xalapa.

Recuerdo que mi primer contacto con la tecnología para el para el aprendizaje, fue en la secundaria, en los años 90’s cuando llegó el internet a mi pueblo. Poco después de que empecé a usar internet, me puse a buscar páginas para aprender japonés y encontré una página que estaba en blanco y negro, hecha con html de lo más sencillosque solamente ocupaba las etiquetas “<h1>”, “<h2>” y “<p>” y que usaba por “default” la letra Times New Roman. Tenía 7 capítulos y cada uno era una página de html. Traté de encontrarlo ahora, pero en aquel año, usando el buscador de yahoo era el primer resultado de la búsqueda, ahora hay muchas páginas que salen cuando escribes en google “curso de japonés”.

Otro recurso que encontré fue el afamado “Aprende japonés con viñetas”, alojado en http://dreamers.com/, una página española. Digo afamado porque este curso más parte fue publicado en libros, que llegaron a México unos años después,  creo que eran de la editorial española “Norma”. Este curso me pareció muy bonito porque usaba diálogos de manga para introducirte en el conocimiento del japonés y venía muy completa.

Actualmente la revolución de las tecnologías de la información en internet, nos hace vivir en un mundo totalmente distinto. Ahora existen en línea muchos cursos sobre toda clase de cosas que explotan las tecnologías de la manera más creativa. Además dado que cualquier “mujer ecuánime” puede tener acceso a escribir en un blog, muchas personas pueden compartir sus conocimientos en este mundo virtual.

Un artículo que me gustaría mucho citar al respecto es el escrito por mi amigo Mario Hernández Yañez en su “blog Yatta” es el titulado “Nuevo enfoque docente“. El cual aborda de manera muy interesante el impacto de la tecnología en la manera de dar clases.

El uso de la tecnología no sólo cambia la manera de los profesores de impartir, sino también nuestra propia manera de adquirir el conocimiento, favoreciendo así el “autodidactismo” responsable. Ahora contamos con cursos en línea en youtube, chats para intercambiar diálogos con nuestros compañeros de clase o incluso con profesores de otras partes, foros académicos, wikipedia y mucho más…

Yo no les puedo hablar mucho de educación, porque no soy ni maestra, ni pedagoga, ni psicóloga, ni socióloga, ni mucho menos. Espero que algún día entre los lectores o entre nuestras escritoras se encuentre alguna de persona interesada en ampliarnos más este tema. Pero lo que sí puedo hacer como buena computóloga, que siempre está cureoseando en la red (en lugar de hacer lo que se supone debería estar haciendo), es sugerirles algunas páginas y tecnologías que me han gustado para aprender, así que con este post declaro oficialmente “instanciada” mi columna “La Educación y las Nuevas Tecnologías”. En dónde les daré información acerca de maneras interesantes de adquirir conocimiento en la red.

Entonces nos vemos hasta la próxima con algunas sugerencias. Igualmente los invito a proponerme temas y tecnologías que les parezcan interesantes en este ámbito, para ampliar la columna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s